Sony ha puesto precio por fin a su nuevo producto: las “patatas bravias”, unas patatas fritas con salsa picante con una resolución cuatro veces superior a la máxima actual en formatos de alta definición. Las “Sony Bravias” podrán comprarse en territorio español a partir de marzo, a un precio estimado de unos 3000 euros la ración y 2100 la media ración. Tendrán integrado el sistema de audio 5.1 pensado para cuando el camarero se acerque a ofrecerlas y diga “hoy están que se salen”.

Las Sony Bravias, con las que la marca nipona espera aunar en un único producto “el tapeo español y la nueva tecnología en alta definición”, se freirán (como el resto de productos de la marca) en sus fábricas de Taiwan, pero se servirán vía “streaming” en las casas españolas. “Ves cada punto negro del aceite requemado con una nitidez que hace que devuelvas las patatas a la cocina sin tocarlas”, comentaba el redactor de un blog de tecnología que ha tenido acceso al nuevo producto de Sony.

Las Sony Bravias empezarán a anunciarse en breve, como es tradición, con una costosa campaña global. Si para anunciar los televisores Sony Bravia se lanzaron millones de pelotitas de colores por las calles de San Francisco, en esta ocasión han optado por derramar varias toneladas de salsa brava. No en vano, el rodaje del anuncio fue muy comentado en Twitter, ya que varios ciudadanos tuvieron que ser atendidos por escozor de ojos al verse sepultados bajo la salsa.

“Conoce el futuro de la calidad en tapas con la mejor tecnología: las nuevas patatas bravias te dejarán disfrutar de un detalle nunca visto antes. Déjate impresionar por su sabor picante que permanecerá contigo durante horas, pero además tenemos chocos frescos de hoy, patatas alioli frías, muy buenas, ravas, bombas muy picantes, pulpo, boquerones en vinagre, zarajos, tortilla de patatas, callos, choricillos riojana, sepia a la plancha, mejillones, almejas marinera, ensaladilla rusa de hoy también y luego ya tenemos los pinchos de la barra”, anuncia la web de la marca.