- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una empresa incluye becarios en las cestas de Navidad de sus directivos

SON MÁS BARATOS QUE LAS PALETILLAS IBÉRICAS

La tradicional cesta de Navidad no ha dejado de actualizarse en los últimos tiempos, amoldándose a los nuevos presupuestos. La nueva tendencia consiste en sustituir la típica paletilla ibérica por un becario.

Así lo ha hecho la multinacional «Herpes Solutions Inc.», que ha decidido incluir uno o varios becarios en los lotes navideños destinados a sus directivos. Hoy han empezado a llegar las primeras cajas que se componen de un becario envuelto en celofán rodeado de turrones de Alicante y varias botellas de licor. Para darle un «toque navideño», los becarios lucen un gorro de Papá Noel.

«Se trata de conservar la ilusión en estas fechas obsequiando a los trabajadores con un regalo que puedan conservar toda la vida. Y, además, así garantizamos que estos becarios pasan la Navidad en familia, aunque sea en la familia de sus jefes y éstos los usen para pedirles café también durante las fiestas», explica el consejero delegado de la división española de la compañía. «Encima, los becarios los tenemos a coste cero aquí en la misma empresa, y una paletilla ibérica ahora mismo está por encima de nuestro presupuesto».

Los directivos están contentos y los becarios pasan las fiestas en familia

La misma escena se ha repetido durante toda la mañana: grupos de directivos se han ido acercando al vestíbulo de las oficinas para recoger su cesta. Muchos levantaban varias de ellas para comprobar su peso y llevarse «a un becario que esté lo más sanote y bien criado posible y que no se te quede en los huesos a las dos semanas». Los más espabilados han abierto el lote allí mismo y han empezado a disfrutar de su obsequio haciendo que el becario llevara a sus casas el resto de la cesta, soportando todo el peso.

Sin embargo, no todos los directivos están contentos con su becario navideño. «Yo me lo he traido en metro hasta casa porque he querido abrirlo con mi familia y ha sido decepcionante: he abierto el lote y el puto crío se había comido todos los turrones y se había bebido todo el licor. Estaba todo vomitado y cagado», se lamenta un trabajador que se ha visto obligado a lavar al joven. «Mis hijos llevan horas llorando del disgusto», añade.

No es la primera vez que una empresa regala becarios por Navidad. El año pasado, Ventosas Reynolds S.L. obsequió con uno de sus becarios a sus clientes más importantes. «El becario que me tocó el año pasado era todo grasa y apenas se movía; se lo regalé a mis padres porque si no en mi casa se hubiera quedado sentado en la encimera de la cocina sin apenas darle uso», comenta uno de los clientes que recibió el obsequio. «Creo que lo llevaron a la charcutería para que lo cortaran y lo envasaran al vacío».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.