- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Alcanza la cima del Everest con tacones de aguja y vestido de noche

NOTICIA PATROCINADA POR RON BARCELÓ DESALIA

La joven Sandra Roma, natural de Tarragona, alcanzó ayer la cima del Everest en una expedición improvisada que llevó a cabo equipada únicamente con un vestido de noche y unos tacones de aguja. «Salí de fiesta, la gente se retiraba pero yo tenía ganas de más. Tuve una revelación. Me apeteció hacer algo distinto, algo excitante», explica. 

La chica salió de la fiesta «muy desvelada y con ganas de vivir cada momento al máximo», así que andando «sin prisa pero sin pausa» se encaminó al Tíbet «en plan locura total» para ascender a la célebre montaña por la cara norte. En su bolsito de fiesta llevaba caramelos de toffee y un móvil equipado con GPS, el cual indicaba la ruta a seguir. «Mis amigas me decían ‘Estás loca, tía’. Pero cuando me vieron arriba del todo etiquetada en Facebook al lado de unos chinos lo fliparon», reconoce.

A lo largo del camino, Sandra iba colgando en la red social Instagram todas las fotografías que tomaba junto a la etiqueta «#viveahora«, que representa «mi filosofía de vida». En algunas instantáneas se aprecia la facilidad con la que Sandra clavaba sus pies en el hielo gracias a los tacones de sus zapatos. «Suerte que llevaba tiritas, eso sí, porque tengo los pinreles delicados y todos los zapatos acaban haciéndome llagas a los 10.000 kilómetros», dice Sandra, cuyo ejemplo hace pensar que los alpinistas profesionales recurrirán también, de ahora en adelante, a este tipo de calzado, mucho más eficaz que las botas de clavos.

El ejemplo de Sandra está calando en las redes sociales, donde muchos jóvenes se animan a emprender «locuras improvisadas» como leer libros de Saramago en gravedad cero, cruzar a nado pasos de cebra o mezclar la ropa blanca y la de color en la lavadora.

Ahora planea viajar al Caribe «también con lo puesto»

Convertida en una celebridad, la joven ha logrado que Ron Barceló Desalia apoye su próxima expedición, consistente en viajar desde la cima del Everest, en la que sigue acampada en estos momentos, hasta las playas del Caribe. «Me da mucha pereza volver a casa cuando salgo de fiesta. Cualquier excusa que encuentre para seguir con esto será buena», admite. Aunque asegura que «no soy friolera y la nieve me la trae al fresco», tiene ganas de explorar climas más cálidos. Por este motivo, Sandra será la invitada de honor de Ron Barceló Desalia junto a sus 150 ganadores. «Me termino ese mojito tibetano y me piro ya para el Caribe, que si me quedo quieta me agobio», sentencia.

 

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones