- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una campaña del Ministerio de Defensa anima a «no ser maricona» y alistarse al Ejército

"¿NO TIENES HUEVOS?", INSISTE LA PUBLICIDAD

El Ministerio de Defensa puso ayer en marcha una campaña publicitaria en la que se anima a ciudadanos jóvenes a alistarse al Ejército bajo el lema «no seas maricona». Debido a la polémica que ha levantado, desde el Ministerio han aclarado que la campaña «no seas maricona» no trata de discriminar a los homosexuales «sino simplemente trata de hacer ver a los jóvenes que no pertenecer al Ejército es de nenas y mariquitines, nada que ver con los homosexuales».

La campaña consiste en vídeos publicitarios e institucionales para televisión y en un folleto de información con el lema «Fuerzas Armadas profesionales, ¿O es que eres un bebé?», que se pondrá a disposición de los interesados en una intensiva acción de relaciones públicas que recorrerá todo el país. Ayer mismo ya podía verse a dos soldados en algunas calles españolas acercándose a jóvenes para informarles al grito de «¿No quieres alistarte? ¿Qué pasa? ¿No tienes huevos? No pasa nada si no tienes huevos y eres una nena».

Cuando los ciudadanos no parecen interesados, los soldados tienen instrucciones de responder con frases como «Bebé, vete corriendo con tu mamá». En una ocasión, dos soldados estuvieron persiguiendo a un chico de diecisiete años durante dos horas mientras hacían «Co, co, co», reproduciendo el ruido de una gallina.

General Padilla: «Prefiero un mariquita español que veinte soldados gays americanos»

El General Padilla, un miembro veterano del Ejército español, ha sido entrevistado por El Mundo Today con motivo de esta campaña y ha confirmado que las Fuerzas Armadas no tratan de discriminar a los homosexuales, aunque ha reconocido que éstos, en combate, no resultan adecuados «porque como van vestidos de mujer no tienen tanta agilidad y ponen nerviosos al resto de soldados con sus bailes y alegre estilo de vida».

«Con esta campaña queremos hacer ver que en el Ejército se obtiene un sentimiento de camaradería inigualable. Acabas compartiendo la vida con todos esos hombres fornidos, hombres con los que acabas formando un único ser», explica Padilla con lágrimas en los ojos. «No hay nada tan bonito como girarte en la cama por la mañana, abrir los ojos y ver a tu compañero al lado. Eso no tiene precio. Y esa sensación solo se obtiene en el Ejército y no por ahí fuera haciendo el mariquita».