- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

LO MEJOR DE LA DÉCADA 2009-2019

11,5 AÑOS DE INFORMACIÓN

Se alarma al darse cuenta de que lleva dos horas trabajando y sin escuchar música

LLEVÓ LOS AURICULARES PUESTOS "A LO TONTO" TODO EL TIEMPO

Sergio Orteu, programador web madrileño, puso el grito en el cielo ayer en su oficina al advertir que llevaba desde las 10:45 sin escuchar música pese a que no se había quitado los auriculares. Aunque desconoce el momento exacto en el que dejó de escuchar música, Sergio cree que pudo haber pausado el reproductor para poder escuchar bien un vídeo que encontró mientras navegaba por Internet.

«Era un vídeo de un armario que, al abrirlo, hace exactamente el mismo ruido que Chewbacca y supongo que paré la música para poder oírlo», explica. «Seguramente, tras ver el vídeo, se me olvidó volver a iniciar el reproductor por culpa de alguna mierda del puto trabajo, que me tiene la cabeza loca».

Cuando descubrió que llevaba unas horas trabajando sin escuchar música y con los auriculares aún puestos, se sintió terriblemente desconcertado. «Creo que, por suerte, nadie se dio cuenta. ¡Menuda pinta de imbécil debía de tener llevando los auriculares sin estar escuchando nada!», se lamenta. Sergio, tras advertir su situación, inmediatamente reinició la reproducción del disco que estaba escuchando un rato antes.

«Y entonces vi en Facebook que un colega había subido un vídeo de una cámara de seguridad que graba el momento en el que una mujer intenta aparcar el coche y acaba empotrándolo contra un ascensor… Y volví a darle al botón de pausa porque no aprendo y debo de ser subnormal», explica. Al acabar el vídeo, tardó otros veinte minutos en descubrir que estaba otra vez escuchando el silencio. «Y volví a sentirme como un imbécil otra vez, debo de estar turuleta».

Sergio admite, eso sí, que al menos en una ocasión ha desconectado voluntariamente la música y ha permanecido con los auriculares puestos siendo consciente de ello para escuchar disimuladamente las broncas que tienen lugar en la oficina. «Yo también tengo mis punticos granujillas a veces», admite.

LO ÚLTIMO