- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Willy Toledo, doctor honoris causa por el bar «Los porretas»

SE LO HAN CONCEDIDO POR SER "UN PALADÍN"

El actor Willy Toledo fue investido el martes por la tarde Doctor Honoris Causa por el bar «Los porretas» en un acto abierto al público. La institución le ha concedido al profesional esta distinción en reconocimiento a su «apuesta constante» por defender la libertad de expresión, la noche madrileña y, en definitiva, «ser un paladín».  Antón «el Tuco», camarero y propietario de «Los Porretas», fue el encargado de pronunciar la «laudatio» en el acto de investidura. 

«El Tuco» considera a Toledo «un referente imprescindible de la rebeldía, de ir a la contra y de llevar el pelo rizado» y remarcó que Toledo ha mostrado que ser un «canalla trasnochado» no es incompatible con el compromiso social.

Fue el mismo «Tuco» quien se sugirió a sí mismo conceder a Toledo el doctorado Honoris Causa. «Es una cosa que hacemos aquí en el bar, que no es una universidad pero también tiene prestigio y yo creo que para ser una universidad solo hace falta sentirse como tal», explica el camarero. Por ahora han repartido solo dos doctorados, dado que no creen que sea una condecoración que puedan repartir a la ligera. El primer homenajeado fue Gandhi, a quien concedieron el doctorado Honoris Causa póstumamente porque Antón consideró que haber fallecido no debería ser un obstáculo: «Este hombre enseñó a mucha gente que ir descalzo por la calle es un acto de libertad».

El segundo laureado, algo menos célebre, fue «el panochas», un parroquiano habitual de «Los porretas», a quien concedieron el Honoris Causa por el simple hecho de ser capaz de comerse cinco huevos duros en seis segundos y beberse dos cervezas en diez. «Estuvimos a punto de quitarle el doctorado retroactivamente porque estuvimos celebrándolo hasta altas horas de la noche y ‘el panochas’ vomitó en el sombrerito que le dimos, lo cual me parece una falta de respeto muy grande para todo lo que es la institución universitaria de mi bar», explica el camarero.

La «Universidad libertaria kasal social El Matadero» recibe a Stephen Hawking

La concesión de un doctorado por parte del bar «Los porretas» no ha sido el único acontecimiento de talante universitario que ha tenido lugar fuera de la Academia en las últimas semanas. Stephen Hawking, el físico más célebre del mundo, participó hace dos días en el Acto Académico de Apertura de los Cursos de Verano de la Universidad Kasal Social El Matadero (UKSM) 2012, donde pronunció la lección inaugural. El astrofísico fue invitado por los dos okupas que se hacen cargo de la parte académica de El Matadero, una casa okupada del barrio de Horta, en Barcelona.

«En realidad el Dani y el Pedro se hacen cargo de la Universidad Libertaria de nuestro ateneo liberatario comunitario anticapitalista, pues por ahora son el único equipo docente y a la vez son los dos únicos alumnos, pero eso no es un problema porque es una universidad libre basada en el autoconocimiento porque no creemos en la jerarquía, aquí los alumnos son a la vez alumnos y profesores porque de todo se aprende», explica otro de los okupas de El Matadero. «Al principio lo llamábamos taller, pero dijimos que qué coño, ¿por qué no hacer una universidad? Y si es una universidad, pues que venga alguien importante».

Tras la conferencia de Stephen Hawking, cuyos únicos asistentes fueron los miembros del equipo docente de la universidad, estuvieron enseñándole al astrofísico las instalaciones del ateneo. «Especialmente el huerto, donde promovemos el autocultivo de vegetales y otras sustancias». Los okupas ataron un azadón a la silla motorizada de Hawking y estuvieron usándola para arar el terreno.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones