- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Un terrorista llega tarde a un atentado y lo acusan de «Mal Qaeda»

HABÍA QUEDADO EN INMOLARSE Y SE RAJÓ EN EL ÚLTIMO MOMENTO

La Guardia Civil ha detenido esta mañana en la localidad de Capdepera (Mallorca) a Josele Manido, un joven de 26 años al que acusan de pertenecer a la red de Al Qaeda, según han informado a este diario fuentes del Ministerio del Interior. El detenido, de nacionalidad española y converso al Islam, está acusado de planear inmolarse con explosivos en una concurrida playa, atentado que debía haber tenido lugar ayer por la mañana pero, según ha confesado el detenido a la Guardia Civil, se quedó «to apalanquinao» y salió de casa dos horas tardes «y ya para comer». Fueron sus propios compañeros de la célula terrorista a la que pertenecía los que, decepcionados por su informalidad, le delataron a la policía acusándole de «Mal Qaeda».

Es el capitán araña, los embarca a todos y él se queda en tierra.

Los agentes de la Guardia Civil han inspeccionado el móvil del presunto terrorista y han descubierto una conversación de Whatsapp con el resto de sus compañeros de la célula terrorista. En esta conversación, el detenido se delata como una persona muy informal. A las 18:00 de la tarde del sábado es él quien propone quedar al otro día por la mañana para inmolarse y a lo largo de la noche empieza a enviar evasivas. «No sé… ¿Quién va a ir? Bueno, ya si eso nos vemos allí», dijo a las 8:00 al grupo de Whatsapp «Los moritos».

A las 10:15, sus compañeros empezaron a preguntarle «dnd sts?» y él no se molestó en contestar, lo que calentó los ánimos del resto de terroristas, que finalmente decidieron delatarle. Josele, a las 14:00 (seis horas más tarde) envió el siguiente mensaje: «k tal tios? al final habéis qddo? os habéis matado o qué? me kdao asobinao salgo ahora». Luego incluso se atrevió a proponer «os apuntáis a una paelluki y unas cañukis o qué? venga vaaa».

Nada en la vida de este joven hacía sospechar que fuera un «Mal Qaeda». Muy integrado en su entorno, se relacionaba con otros terroristas con total normalidad y sin faltar a ninguna de las reuniones en las que se decidía cómo proceder para causar la mayor devastación posible. «Es la última vez que trabajo con españoles» se queja Yassir Al Limón, uno de los integrantes de la célula. «Es que nos quedamos todos los demás en la playa, con los explosivos en la cintura y mirándonos con una cara de tontos que no veas. No le hubiéramos esperado, pero él tenía el detonador».

Además del atentado frustrado de ayer, los investigadores han podido determinar que en una ocasión mostró interés en desplazarse a Pakistán presuntamente para recibir formación terrorista «y al final le surgió un tema». Desde el Estado, evidentemente, se le puede encausar por su vinculación a células de terrorismo yihadista, «pero desgraciadamente no podemos procesarle por ser un fantasmón que mucho hablar pero luego nada». Josele, en su traslado, lo único que ha declarado ha sido que «un buen terrorista en un atentado es como una novia en el día de su boda: se hace esperar y trae mala suerte verle vestido con sus explosivos». Cuando un periodista le ha preguntado si está arrepentido ha contestado que «ya si eso».

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones