- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Jagger tendrá que devolver todas las bragas de sus fans

"SI NO SE LAS PONE, ¿PARA QUÉ LAS QUIERE?", PREGUNTA EL JUEZ

El cantante Mick Jagger deberá devolver la ropa interior que las fans le han arrojado en sus conciertos si éstas se lo piden. Lo ha dictaminado un juez californiano tras la demanda de Linda J., una señora de 62 años que quería sus bragas de vuelta «porque él ya ha tenido tiempo para disfrutarlas y para mí tienen un valor sentimental que evoca toda una época de mi vida». Los abogados del artista se han mostrado sorprendidos ante la decisión del juez e insisten en que Jagger «no conserva la lencería que la gente arroja al escenario y que él ni siquiera pide».

El magistrado considera, sin embargo, que «si el cantante no quiere esas prendas, entonces debería devolverlas al momento». También establece que «la acción de arrojar bragas al artista forma parte del espectáculo y si el destinatario no las quiere entonces debe devolverlas al término del concierto a través de la organización». La justicia prima, pues, el derecho a la propiedad por encima de «cuestiones logísticas que son responsabilidad del señor Jagger».

En un primer momento, la defensa del líder de los Rolling Stones se basó en desmontar la demanda de la acusación asegurando que «no hay pruebas de que ella arrojara nada al escenario». Sin embargo, las imágenes del «photo finish» de uno de los conciertos de la gira Far East Tour de 1965 muestran con precisión la parábola que trazan las bragas de Linda J. desde el público hasta los pies de Mick Jagger. «Se pueden apreciar incluso las iniciales de la demandante en la goma lateral de la prenda. ¿Dónde están ahora esas bragas? Es el señor Jagger quien debe averiguarlo». El juez también cree que «es inaceptable desde el punto de vista moral que un Caballero de la Orden del Imperio Británico no actúe como tal en una situación como esta».

La noticia ha corrido como la pólvora entre abogados y representantes del sector del entretenimiento y son muchos los artistas que temen el efecto contagio. «Si me piden que devuelva las bragas de la época de los Beatles, primero habrá que ver si me las arrojaban a mí o a los demás integrantes del grupo», argumenta Paul McCartney, aunque admite que «es cierto que muchas me las tiraban a mí porque era el guapo». Pese a todo, el cantante británico cree que «muchas fans tiran bragas en un estado deplorable y, en este sentido, nosotros las podríamos denunciar a ellas por agresión».

Raphael: «Yo me las pongo en señal de agradecimiento»

En España también ha habido reacciones. El cantautor Joaquín Sabina se ha adelantado a cualquier demanda dejando claro que «yo las bragas me las como nada más llegar a casa después del concierto». Raphael, por su parte, admite que las lleva puestas en señal de agradecimiento.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones