- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Descubre que es musulmán «por unos análisis»

EL MÉDICO LE HA PROHIBIDO EL CERDO

Rodrigo Sánchez, madrileño de 61 años, ha ido al médico esta mañana para conocer el resultado de unos análisis y le han informado de que es musulmán. «El doctor me ha prohibido el cerdo y me dice que tengo que rezar no sé cuántas veces de cara a la Meca, pero yo no lo sé hacer», se lamenta el paciente. Sánchez llevaba unos meses alicaído y su esposa le aconsejó que fuera al médico «si no estaba muy católico». Ahora la mujer se arrepiente: «Hubiera preferido no saberlo. Dice que quizá tiene que irse con una chica más joven. O con varias». 

Rodrigo asegura que está mayor para un cambio de vida, pero el médico insiste en que «negar la evidencia no hará más que empeorar las cosas». Ahora, la esposa de Rodrigo tendrá que someterse también a los análisis para ver si el matrimonio es compatible.

«A mí Alá ni fu ni fa», insiste Sánchez, pese a que el doctor le ha dicho que «en cuanto se interese un poco por el entorno musulmán sentirá la llamada de su propia naturaleza». El médico aclara que «no hay de qué avergonzarse y no se es peor ni mejor, solo se vive de forma distinta en algunos sentidos».

«Su esposa, que se prepare»

Los dos hijos del matrimonio, que «ya tienen la vida montada», dicen que no se harán pruebas y que no cambiarán de estilo de vida ni de religión porque se encuentran bien. Los expertos no descartan, sin embargo, que con los años afloren también en ellos algunos problemas derivados de no seguir el dictado de su orientación religiosa innata. «Cuando su padre sea un musulmán a todos los efectos, no verá con buenos ojos que sus hijos no lo sean también», dicen los especialistas. «Y su esposa que se prepare porque habrá muchos cambios», añaden.

«La culpa es de la comida de fuera»

Rodrigo, que sigue sin acabar de creerse lo ocurrido, insiste en que «mi padre era normal y mi abuelo era normal y mi bisabuelo muy normal no era pero no por esto». Está convencido de que la culpa la tiene la dieta: «Mis hijos me llevan a restaurantes orientales y mujaidines o como se llamen. Luego los análisis salen como salen. Al final resultará que somos todos chinos».