Jordi Sánchez y Miguel Arjona, componentes del grupo de techno pop OBK, anunciaron esta semana que se separaban tras dos décadas de éxito en los escenarios y dejaban en el aire la continuidad de su proyecto político. Ha sido esta misma mañana cuando Arjona ha confirmado en el debate del programa “¡Anda ya!” que “OBK deja la música pero mantiene grupo parlamentario en el Congreso”. El dúo considera que “jurando la Constitución ante el Pleno del Congreso certificamos un compromiso con la ciudadanía que seguimos manteniendo aunque musicalmente tomemos otras sendas”. 

Con ello, se disipan los temores a que se repitiera la situación vivida por Camela cuando en 1998 su vocalista y compositor, Dionisio Martín Lobato “Dioni”, anunciaba entre lágrimas que abandonaba su cargo pasando a ser ministro sin cartera y limitándose a gestionar las relaciones con la Unión Europea para la transposición de las normativas comunitarias.

“Con el desmembramiento socialista y la mayoría de los populares sería una irresponsabilidad renunciar a nuestro proyecto alternativo y dejar colgados a los fans. Seguimos creyendo en nuestra apuesta sintetizadora para España y no hay mar en el mundo ni fuerza capaz que pueda este fuego apagar”, ha insistido Miguel Arjona, que sigue definiéndose como “un socialdemócrata synthpop de centroizquierda”.

Aunque OBK no ha querido precisar los motivos de su ruptura musical, los analistas consideran que la crisis de las discográficas podría provocar más abandonos en el sector, lo cual afectaría indefectiblemente a la estabilidad de la clase política. “Tras el último congreso del PSOE quedó claro que Pedro Guerra o Ismael Serrano, auténticos pilares en otros tiempos, ya no pintan nada en la Ejecutiva del partido, que se encuentra en plena búsqueda de nuevos instrumentos para recuperar el liderazgo”, apunta el analista político Antón Losada. Entre las “viejas glorias” de la escena política apenas quedan figuras como Nacho Cano, que sigue tocando el órgano consultivo en el Consejo de Estado.

Chenoa BAI se refuerza

Junto a OBK, la cantante Chenoa ha expresado su interés en reforzar las apuestas políticas ante un clima de crisis en el sector musical. Su coalición aspira a convertirse en la principal fuerza política de la Comunidad Foral y bajo el lema “Chenoa BAI” (“Chenoa Sí”) pretende aglutinar a la ciudadanía navarra, vasquista, progresista y muy fan de Operación Triunfo.