- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Hallan un Toblerone gigante en el aeropuerto de Barajas

SE INVESTIGA SU COMPOSICIÓN MOLECULAR

Un grupo de turistas holandeses encontró ayer una chocolatina Toblerone de tamaño descomunal en una tienda de la terminal 4 del aeropuerto de Barajas. El hallazgo, tomado inicialmente como una divertida anécdota, levantó las sospechas de las autoridades, que en estos momentos siguen investigando el origen del rarísimo ejemplar. La chocolatina estaba situada en uno de los estantes del establecimiento junto a otros envases de tamaño normal. No se descarta que la presencia de un fluorescente cerca de la chocolatina haya podido generar algún tipo de reacción, aunque los expertos consultados consideran muy improbable que el calor o el impacto de la luz hayan modificado el tamaño del producto.

«Se está estudiando la composición molecular del objeto al tiempo que se revisan las grabaciones de las cámaras de seguridad por si éstas registraron el cambio de tamaño en tiempo real. De descubrirse las causas de este agrandamiento, estaríamos a un paso de poder reproducirlas», explica Grijelmo Dallet, físico de la Universidad Complutense de Madrid.

Según las autoridades, nunca antes se había producido un hallazgo parecido: «Se han encontrado setas excepcionalmente grandes, peces o como mucho piedrolos, pero nunca objetos de fabricación industrial». El único caso remotamente parecido al del Toblerone de Barajas tuvo lugar en Francia hace seis años, cuando unos niños hallaron un Chupa Chups enorme. Tras el susto inicial, se realizó una inspección del objeto que acabó revelando la existencia de Chupa Chups de tamaño normal dentro del Chupa Chups grande, siendo éste un mero envoltorio fabricado «con mala idea, para confundir a los niños. No fue más que el truco de algún bromista. Lo de esta chocolatina no es lo mismo: dentro del paquete hay una barra de chocolate con leche, miel y almendras excepcionalmente grande. No hay trampa ni cartón, aparte del cartón del envoltorio», aclara un agente.

Experimentos secretos con chocolatinas

Aunque se trata solo de un rumor, hay quien defiende la teoría de que el Toblerone de Barajas habría sido abandonado por un científico que en el último momento tuvo miedo de que en el control del aeropuerto le requisaran el objeto y le obligaran a dar explicaciones. «El Gran Colisionador de Hadrones se encuentra cerca de Ginebra y el chocolate este se fabrica en Suiza. Yo no digo nada pero también te lo digo todo, no sé si me entiendes», declara un responsable de mantenimiento del aeropuerto que, en una ocasión, encontró «una rata así de grande pocos meses antes de que pasara lo del 11S».

De momento, nadie se ha atrevido a probar el chocolate de este Toblerone gigante «por si provoca alteraciones en el organismo tales como cagarros de varios metros de longitud o granos como bolas de billar».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones