Extremadura podría convertirse en muy poco tiempo en una de las fuentes mundiales de huraño si los resultados obtenidos en los sondeos de la compañía Berkeley Resources se confirman. Fuentes de esta empresa han declarado a diversos medios que se han realizado trabajos cartográficos y sondeos sobre varios yacimientos en Cáceres con resultados “positivos y muy alentadores”. Prueba de ello es que han dado con Justo Montalvo, un huraño empobrecido de 45 años.

“No sé a qué viene tanto revuelo y tanta hostia, hay unos señores todo el rato tomándome medidas, haciéndome preguntas, pasándome unos cacharritos que hacen ruidos… Yo solo quiero que me dejen en paz. O al menos que me paguen algo por tocarme los cojones”, se queja Justo. Y ante cualquier pregunta contesta “vete a tomar por culo”, haciendo ademán de atacar con la escoba y mostrando hasta qué punto es huraño.

María Jesús Plano, profesora de Ciencias de la Universidad de Extremadura, ha confirmado a El Mundo Today la riqueza del suelo extremeño en depósitos de huraños. “Es fácil dar con ellos, muchos están sentados en bancos de plazas públicas. Para localizarlos solo hay que escuchar cómo se quejan por todo. La crisis, además, está dejando a muchos muy empobrecidos, lo cual aún les enfurece más y están más huraños”, explica. “El riesgo de querer explotarlos comercialmente es que se traiga dinero a la región y entonces se conviertan en huraños enriquecidos… Pero por mucho que se diga esa tontería de que el dinero no da la felicidad, quien se enriquezca es más que probable que deje de ser huraño”.

El caso de Justo Montalvo es el que mas destaca en los estudios debido a que está especialmente empobrecido y, por tanto, es especialmente huraño. “Si encontramos más gente como él en las reservas cacereñas, podríamos convertir esta región en un yacimiento que, funcionando a pleno rendimiento, podría recargar todas las centrales nucleares europeas”, dicen desde Berkeley Resources. “Hemos hecho pruebas con Justo: cuando le apagamos la tele o pierde el Madrid, se cabrea y libera tanta energía insultando que él solo podría hacer funcionar dos centrales nucleares de tamaño medio”.

Los ecologistas, preocupados por el mal ambiente que dejan los huraños tras de sí

Las diversas compañías que podrían explotar comercialmente a los huraños extremeños están, sin embargo, de acuerdo en que será complicado hacerlo. “Es muy habitual encontrar a huraños en el agro, pero explotarlos comercialmente sin enriquecerlos será complicado porque son gente muy suya que va a su puta bola. Solo puedes negociar con ellos si hay vino por delante… pero en cuanto lo prueban dejan de ser huraños inmediatamente. Es un asunto complicado este”.

Muchos grupos ecologistas han mostrado ya su preocupación, alegando que se acercarán a Extremadura diversas compañías internacionales para agotar toda la energía de “nuestros huraños”, dejándolos “más cabreados que antes y, por tanto, capaces de generar muy mal ambiente”.