El hombre del saco cobrará las bolsas de plástico en todas las visitas nocturnas que haga a los niños malos a partir del próximo 23 de febrero. El popular personaje, protagonista de las pesadillas de los más pequeños, se suma así a la tendencia marcada por los grandes establecimientos de cobrar las bolsas de plástico para intentar reducir su consumo con fines medioambientales. Carrefour abrió la batalla en 2009 y poco después le han seguido otras cadenas. El precio será de cinco céntimos de euro por unidad para las bolsas tradicionales y de 50 para las reutilizables. 

Estas últimas, las reutilizables, son especialmente eficaces para aquellos niños tan malos que hagan necesario asustar con regularidad. El hombre del saco ofrecerá dos modelos para esta categoría de bolsas: una de color negro y otra verde, con la cara de un malvado ogro serigrafiada.

Esta decisión se enmarca dentro de la política medioambioental puesta en marcha por el Gobierno, que obligará a otros monstruos a ponerse al día en materia de ecología. Hasta hace poco, cada vez que el hombre del saco se llevaba a un niño a su guarida se desperdiciaba una bolsa. Las autoridades consideran que es preferible empezar a usar bolsas reutilizables o bien cobrar por las bolsas, con tal de concienciar. El hombre del saco consume un total de 5.000 bolsas de plástico al año, de las que solo recicla un 10%.

“Cuando nuestro hijo se portaba mal y llamábamos al hombre del saco, éste se lo llevaba un tiempo, asustaba al niño un poco y luego nos lo devolvía en la bolsa de plástico. No es justo que empiecen a cobrar por la bolsa de plástico, porque aquí ya las reutilizábamos para bajar las botellas de cristal al reciclaje o llevarnos los tupperwares a la oficina. Además, tampoco es que el hombre del saco esté usando unas bolsas de esas buenas, sino que usa unas bolsas feísimas de la basura, de las baratas sin asas ni nada”, explica un padre al uso.

Piden al hombre del saco que se compre una mochila Eastpack

El hombre del saco también ofrecerá bolsas térmicas para aquellos niños propensos a resfriarse durante los secuestros. Así, los padres que amenacen a sus hijos con el hombre del saco contarán con todas las garantías. Eso sí, las bolsas térmicas también se cobrarán, aunque servirán para otros menesteres “como por ejemplo tapar cadáveres en la carretera, tejer botas modernas para salir o guardar pizzas del doctor Oetker, Casa di Mama, etcétera, por lo tanto son una inversión”, explican desde Medio Ambiente.

“Yo lo que le recomiendo es que se compre una Eastpack y use la misma bolsa para todos los niños, o bien una maleta de esas con ruedas que por la calle van haciendo ‘cro, cro, cro’; así los niños malos le oirán acercarse y se portarán bien y se comerán el brócoli o se irán a dormir o lo que se les diga”, prosigue el padre al uso. “Francamente, a estas alturas no puede permitirse que el hombre del saco vaya con bolsas de plástico, los niños de hoy en día no se chupan el dedo y eso no asusta. Debería usar una agencia de mensajería, que con estos siempre corres el riesgo de no volver a aparecer nunca más. Así nuestras amenazas al llamar al hombre del saco no caerían en saco roto, nunca mejor dicho”.

Se sabe que el hombre del saco, que ha rehusado hacer declaraciones, padece graves problemas lumbares, producto de cargar “durante siglos” con el peso de generaciones y generaciones de niños. Por tanto, la opción del servicio de mensajería o la maleta con ruedas podría ser una vía para dar solución a sus problemas de salud y contentar a los padres que no están de acuerdo con empezar a pagar por las bolsas.