- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Sale a la venta el nuevo Volkswagen Jeta

SE DIRIGE "A LOS QUE TIENEN LA CARA TAN DURA COMO EL ASFALTO"

A partir del próximo 12 de noviembre, serán puestas a la venta las primeras unidades del coche más esperado del año: el nuevo Volkswagen Jeta. Un coche que, según la marca, «ha nacido para los que tienen la cara dura como el asfalto». Este nuevo modelo de la marca alemana cuenta con múltiples detalles que le confieren un atractivo muy especial erigiéndolo como una auténtica pieza de coleccionista: no tiene posavasos porque el café siempre lo aguanta el acompañante y no tiene retrovisor porque sus conductores «nunca miran al pasado, solo al futuro». Según Volkswagen, el Jeta es el coche «más emocional y dinámico jamás construido, un coche con el que podrás robar plazas de parking, tocar el claxon a las gachises e irte del McAuto sin pagar sin que nadie te diga nada». 

El vehículo está concebido para atraer a un nuevo segmento del mercado que tradicionalmente no ha tenido coche de propiedad «bien porque se lo pedían prestado a alguien, bien porque convencían a amigos y conocidos para que les acercaran a tal o cual sitio; gente que no necesita trabajar por sí misma o esforzarse porque con solo guiñar el ojo tienen lo que quieren», explica la marca en la nota de prensa que ha enviado a los medios y que puede leerse en su página web.

El director de Volkswagen en España explica que no temen que el nombre «Volkswagen Jeta» pueda tener connotaciones negativas para los futuros compradores: «Este coche no está pensado para los que se avergüenzan de que otros les llamen ‘jetas’. Nos dirigimos a aquellos que se enorgullecen de ello. Estamos hablando de un nivel superior de descaro, no de chulitos de palabra sino de auténticos hijos de puta. Los típicos que se acuestan con tu mujer y luego te piden que les sirvas una copa. Es decir, lo que cualquier hombre querría ser».

Problemas en los concesionarios

El nuevo coche, que se publicita con el lema «Buy the face», lleva algunos días vendiéndose en un concesionario de Barcelona dirigido a clientes exclusivos y, pese a las altas expectativas que ha puesto la marca en este modelo, su comercialización está resultando un problema. «Acuden jóvenes que piden probar el coche y luego no vuelven», se queja el director del concesionario. «Y encima vienen con muchos aires, te dan palmaditas en la espalda, se llevan todos los caramelos del mostrador… No sé cómo ha conseguido las llaves de mi casa ni cómo ha logrado que mi mujer no le haya echado, pero uno de los que vino a probar el ‘Jeta’ ahora está viviendo en mi casa. Llevo dos semanas durmiendo en uno de los coches del local».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.