En la presentación del producto -que culminó con un concierto de Manowar- se dijo que, hasta el momento, las magdalenas no eran adecuadas para hombres ni por su formato ni por su tamaño ni por su comunicación. La marca trata de corregir eso presentando el producto con dos sabores (“Poder” y “Conquista”) y dos formatos (“Muy grande” y “Enorme”). Todas las magdalenas vienen envueltas en papel con estampado militar de camuflaje.

“Queremos transformar el proceso en una experiencia muy masculina”, explica el jefe de marketing de la firma. “Que al quitarle el papel a la magdalena nos sintamos como arrancándole la ropa interior a una muchacha a mordiscos. Y que su sabor nos evoque la imagen de la Bella Easo acariciándonos el paquete”. No obstante, el directivo reconoce que, a nivel de fabricación, las magdalenas Power Conqueror son “como las de toda la vida”.

Así pues, la diferencia entre las magdalenas tradicionales y las Powerful Conqueror radica en su publicidad. Y no es para menos. En el anuncio aparece Khal Drogo haciendo un pulso con Conan en una Harley Davidson en marcha mientras ambos son adelantados por Eric Cantoná conduciendo un coche de Fórmula 1 que arrastra un parapente en el que va montado Steve McQueen mientras dispara a Predator, a quien Manu Carreño pregunta sobre su afeitado.