- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Victorio&Lucchino rebajan la calificación de la deuda de Estados Unidos

LA FIRMA CREE QUE "LOS PAÍSES DE LA FRONT ROW PIERDEN SALERO"

La firma sevillana Victorio&Lucchino ha decidido rebajar, por primera vez en la historia, el «rating» de la deuda pública estadounidense. «La consolidación fiscal acordada por el Congreso y la Administración no basta para estabilizar la dinámica del estilo y el saber estar. Creemos que es época de rebajas en los Estados Unidos y esperamos que esto llene los mercados al haber mejor oferta, incluso de prendas de primer nivel que ahora están a precios desorbitados», explica José Luis Medina del Corral, alias «Lucchino». «Con la crisis han perdido la ‘grasia’ y el poderío. La mujer estadounidense tiene que recuperar confianza, tiene que dejar que las olas acaricien su piel, que la envuelvan de espumas y caracolas hasta que las redes marineras la atrapen eternamente como viven las sirenas», añade José Víctor Rodríguez, «Victorio». La rebaja ha sacudido las pasarelas mundiales, especialmente la de Wall Street, provocando grandes pérdidas en el mercado de abalorios.

Aunque el gobierno estadounidense asegura que su deuda sigue siendo soberana y glamurosa, Victorio&Lucchino advierte de que «han perdido su capacidad de sorprender y atraer a los grandes inversores con propuestas de ensueño». Pensando en el futuro inmediato, los diseñadores españoles prevén una Bolsa compacta, con predominancia del negro y encajes imposibles, por lo que recomiendan a los principales agentes de la economía «que tomen bien las medidas y no olviden que cada mujer es un tesoro público».

La firma ha aprovechado para valorar también «el previsible rescate de Grecia, un país que desde el principio creyó que bastaba con salir a la calle tapado con una simple túnica o un trapo».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.