- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una lesión deja a un pirómano fuera del terreno de fuego

ESTARÁ FUERA DE FUEGO DURANTE TODA LA TEMPORADA

Sergio «El Brasas» Lozano, veterano pirómano de la localidad valenciana de Ontinyent, sufrió ayer una fractura del cuello del quinto metatarsiano de su pie izquierdo mientras huía de un guarda forestal. «El Brasas» fue sorprendido cuando se disponía a rociar con gasolina una zona boscosa para trazar «el típico incendio de gancho hacia adentro atacando por la banda derecha». El guarda forzó entonces la clásica carrera entre arbustos que culminó con un lamentable pero involuntario pisotón que obligó al pirómano a retirarse cojeando del terreno de fuego.

«Me estaba encontrando bien físicamente y es una auténtica pena que ahora sufra este parón», declara «El Brasas». Los resultados de las pruebas radiológicas hacen pensar que el pirómano estará apartado del campo como mínimo cinco semanas. «Ya puede decir adiós a la temporada», sentencia el guarda forestal, que lamenta lo ocurrido aunque reconoce que «el fuego es así».

La baja de «El Brasas» coincide con uno de los veranos más frescos de los últimos años. Este clima adverso ha perjudicado a la piromanía española, que apenas suscita el interés de profesionales de fuera. «Antes venía gente de todos lados a incendiar el país. Ahora, con la crisis, la gasolina está más cara y quemar un parque natural está fuera del alcance de los bolsillos de los españoles. Además, las fianzas que hay que pagar si te detienen también son exageradas. Al final conseguirán que nadie vaya al bosque», explica un portavoz de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

«Estamos parados»

Los agentes de bomberos reconocen que la actividad ha bajado mucho en comparación con otros años. «Miras al bosque esperando que pase algo pero está todo parado», se queja un bombero de Ontinyent, que admite que también la afición se ha enfriado porque «se ha perdido la cultura del incendio forestal». «Aquí en el campo la juventud no está dispuesta a madrugar para ir a quemar un bosque. Prefieren acampar en Sol o ‘hackear’ páginas web desde la comodidad del hogar» declara el sociólogo Antonio Adalid, que detecta «un cambio de tendencia generacional palpable en los niños de hoy en día, que raramente se molestan en llamar al timbre de los vecinos y luego echar a correr. Es mucho más fácil hacer una llamada perdida o escribir ‘puta’ en un foro de Internet».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.