La visita de Benedicto XVI a la capital de España el próximo día 15 cuenta ahora con un nuevo aliciente: según fuentes del Vaticano, es posible que Dios Nuestro Señor “se pase por allí” para saludar personalmente a los asistentes y supervisar el transcurso de la Jornada Mundial de la Juventud. La visita divina, que no ha sido confirmada, ha llenado de ilusión pero también de incertidumbre a la organización del evento, que trabajará con mucha presión pese a que muchos teólogos aseguran que “Dios está en todas partes y por lo tanto come de todo y nunca da problemas”.

Esta mañana, varias asociaciones de ateos se han concentrado en el Paseo de la Castellana para expresar su rotundo desacuerdo con la presencia de Dios en Madrid. La protesta, sin embargo, se ha dado por terminada cuando los propios ateos han concluido que “no tiene sentido enfadarse por la visita de alguien que no existe, aunque desde luego no nos va a gustar verle por aquí. Sería una provocación”.

Quimeta Mas, responsable de la organización de la jornada, ha advertido de que “Nuestro Señor no es el protagonista de la visita, recordemos que es el Papa quien viene expresamente para dialogar con los jóvenes. Nos preocupa que la presencia del Todopoderoso altere el calendario de eventos y que muchos crean que habrá milagros y demás”. Mas ha reconocido que “nos llena de ilusión que se apunte, pero el Señor no es buen telonero”.

Fuentes del Vaticano reconocen que la decisión de Dios ha sido “un arrebato improvisado” que tiene el riesgo de desautorizar la figura de Benedicto XVI. “La idea de las jornadas fue del Papa y él se ha preparado todos los discursos. Que se apunte el Señor sin duda engrandece el acontecimiento pero desvirtúa también el trabajo de su representante en la Tierra. Nunca antes se había producido una intromisión de este tipo y es innegable que existe un conflicto de roles”, ha explicado el cardenal Rouco Varela. “Una cosa es que se anime a aparecer por sorpresa y otra que lo diga antes. Ahora la gente está pendiente de Él y el Papa ha quedado en segundo plano. Tendrían que haberlo hablado entre ellos”, insiste Quimeta Mas.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ha declarado que está en conversaciones con el Ayuntamiento para organizar un encuentro futbolístico en el Bernabéu entre su equipo y el Todopoderoso. “Imagino que es improbable que Dios tenga un hueco para un partidito pero no perdemos nada haciendo la gestión”, asegura Florentino Pérez.