- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Madrid se vuelca en el Día del Orgullo Celíaco

"O ESTÁS CON NOSOTROS O ESTÁS CON EL GLUTEN", SENTENCIA UNA PANCARTA

Con abundantes banderas de espigas tachadas y rostros cubiertos de pintura de polvo de arroz, Madrid celebró ayer en sus barrios más céntricos el Día del Orgullo Sin Gluten, la gran fiesta de los celíacos. La caravana, integrada por intolerantes al gluten y simpatizantes del movimiento, reunió a más de 70.000 personas que insultaron públicamente al gluten y clamaron por su erradicación. «Para nosotros este día del Orgullo Celíaco es también un acto de visibilidad, una fiesta de nuestra condición de celíacos, una forma de demostrarle al mundo que estamos aquí y que, aunque comamos diferente, no nos avergonzamos por ello y no tenemos miedo. Bueno, al gluten sí», explica uno de los asistentes.

«Algunos creen que podemos curarnos pero no es así. Esto no es una enfermedad, es una forma de vida. Bueno, sí, es una enfermedad», reconocía otro manifestante acompañado de su hijo de apenas 2 años. «Tanto su madre como yo somos celíacos y él es un niño normal. ¿Será también intolerante al gluten como dicen los que nos señalan? Pues hombre, eso tendrá que descubirlo por sí mismo cuando crezca, pero no tiene por qué», añadía el testimonio.

Pedro Serrín -celíaco de 58 años que lucha desde hace más de dos décadas para que en los restaurantes se indique qué platos son aptos para él- se congratula de que la marcha de este año haya sido tan concurrida, aunque lamenta el intrusismo. «Muchos se están subiendo al carro de la celiaquía por puro esnobismo. Hay mucho celíaco de quiero y no puedo que solo busca parecer especial», se queja. «Recuerdo que, durante la dictadura, a los que decíamos abiertamente que el gluten nos sentaba mal los grises nos aporreaban con una barra de pan».

Pese a lo festivo y pacífico de la celebración, son muchos los madrileños que lamentan que se celebre el Orgullo Celíaco: «No me molesta que sean celíacos, por mí que hagan lo que quieran, como si dicen que lo que no pueden comer son legumbres porque les dan gases. Lo que me molesta es que no vienen a reivindicar nada, sino a exhibirse», se queja un vecino. «¿Usted se imagina una cabalgata del orgullo de la gente que come de todo? ¿Verdad que no? Pues ya está. Además, en la manifestación he visto a gente comiendo bocadillos de pan fabricado con almidón de maíz, delante de todo el mundo y como para provocar», insiste el hombre.