- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

El perro del hortelano muere de inanición

"ESTABA MUY FLACO. TODO ERAN PULGAS", RECONOCE SU ENTORNO

El entorno del hortelano ha comunicado esta mañana a los medios de comunicación el fallecimiento del perro que ni comía ni dejaba comer. Figura controvertida desde que era un cachorro, el perro del hortelano empezó a mostrar síntomas de anemia de un tiempo a esta parte pero, así como nunca se preocupó por los demás, tampoco permitió que nadie le cuidara.

«Estaba tan flaco que todo eran pulgas. Y las pulgas le ponían más rabioso aún. Ha tenido que morir para que se acabara la rabia», explica la familia del hortelano. Éste insistía en que su perro era ladrador pero poco mordedor y se negó siempre a admitir que el animal era víctima de un trastorno de la personalidad con tendencias autodestructivas. «Su anorexia militante ha acabado finalmente con su vida», sentencia un periódico local. «De donde no hay pan hasta los perros se van y el perro del hortelano no era una excepción», reconocen también fuentes cercanas al fallecido.

A pesar de su carácter colérico y autoritario, el perro del hortelano accedió a la categoría de mito desde que Lope de Vega le inmortalizara en su célebre comedia de enredos. «Como tantas figuras históricas, tuvo una personalidad difícil que contribuyó a afianzar su fama de atormentado, dotándola de cierto atractivo», explica la historiadora Remedios Boncamp. Otros ven en el animal un ejemplo extremo del anticonsumismo «muy conveniente en tiempos de crisis y recortes», insiste Boncamp. Su demonización del exceso y la lujuria llevó a la Iglesia a definirle como un ejemplo para otros perros «entregados a la vida fácil, a la vida perra». Su muerte contribuye a que el perro del hortelano sea visto como un mártir desde el catolicismo.

Dolores Parmalat, portavoz en España de la protectora de animales PETA, ha querido advertir a la sociedad de que «la anorexia animal ya ha llegado y parece que ha venido para quedarse». Parmalat acusa a los medios de comunicación de transmitir «una visión nefasta de los perros y los gatos donde la belleza es el único valor en alza». Según la experta, «cada vez son más los gatos que vomitan bolas de pelo porque se lo han visto hacer a otros y se instalan en el trastorno alimentario para agradar a los demás».

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu ayuda para seguir construyendo tu Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones