Regalan cromos del Congreso de los diputados.

Regalan cromos del Congreso de los Diputados.
“Todos los seguidores del Congreso de los Diputados podréis disfrutar de las galletas de Fibra, Choco Guay y Mini Go! en las que aparecen vuestros diputados favoritos y sus compañeros en mil aventuras” se lee en un lateral de la caja. Cada paquete incluye un cromo del Congreso de los Diputados y en la web de la marca se puede acceder a un minijuego con preguntas sobre la Constitución.

El fracaso de esta iniciativa comercial ha sorprendido a los directivos de Cuétara. “La debacle comercial de estas galletas muestra el hartazgo político de los niños de siete años, algo que francamente no podíamos prever. Imaginamos que el movimiento del 15M ha cuajado entre los más pequeños, que ya no creen en la clase política como antes” se queja Javier Ortega, director del Departamento de Azúcar de Cuétara.

“Mi hijo lloró”, comenta uno de los pocos padres que compró las galletas. Reconoce, no obstante, que las compró por descuido antes de darse cuenta de que había diputados grabados en ellas. Admite que cuando vio el retrato de Pujalte le dio “no sé qué” darle aquello a su hijo para desayunar. Desde la empresa insisten en que no esperaban que los diputados funcionaran tan mal como prescriptores. “Por las ventas, cualquiera diría que tienen menos credibilidad que Bob Esponja o Scooby Doo”, comenta Javier Ortega.

No es la primera vez que una estrategia promocional de este tipo fracasa. Hace dos años, sucedió algo parecido con la promoción del postre Danet con el filósofo alemán Arthur Schopenhauer: “Merienda tu postre favorito y gana una copia de ‘Parerga und Paralipomena. Kleine philosophische Schriften’ de Arthur Schopenhauer”, rezaba el anuncio. Debajo de la tapa de cada envase se incluían divertidos aforismos sobre la futilidad del Ser.