La Casa Real ha decidido seguir confiando en Su Majestad el Rey Juan Carlos para afrontar la próxima temporada y así lo ha comunicado a los medios el propio monarca, que ha aprovechado también para desmentir los rumores que aseguraban que no se encuentra en su mejor momento físico. “Mientras España requiera mis servicios, pienso estar aquí dándolo todo”, ha declarado. El cuerpo técnico de la Casa de Su Majestad defiende la renovación “porque ahora, más que nunca, la veteranía es un valor en alza”.

El contrato compromete al Rey a mantenerse vinculado al país durante un año más pero no incluye ninguna cláusula de rescisión porque “hasta el momento ningún otro palacio se ha interesado por él, dado el estrecho vínculo que le une a nosotros desde que empezó desde abajo, en la cantera”. Algunos analistas critican el excesivo conservadurismo de la Casa Real en una época que pide cambios en la plantilla. Don Juan Carlos promete “rendir al máximo y estar a tope porque no hay rival pequeño”.

“Cuba estaba muy estancada y se hizo el gesto de pasar a Fidel al banquillo sin por ello desligarlo del todo. No veo por qué no podemos aspirar a cierta renovación. Están subiendo chavales muy preparados y con cosas que ofrecer. Saben posar, han sido imagen de marcas importantes y hablan el lenguaje de los jóvenes”, afirma el periodista Fernán González, experto en monarquías. La Casa Real, sin embargo, parece reacia a los experimentos en plena crisis económica y de valores. También se tiene en cuenta que don Juan Carlos sea su propio representante, hecho que ahorra filtros innecesarios y cuantiosas comisiones.

La firma del contrato, en la que el Rey se compromete consigo mismo a seguir siendo el Rey, ha tranquilizado a los fans más borbonistas y ha disipado las sospechas de que don Juan Carlos estuviera deseando que alguien le liberara de sus pesadas distracciones cotidianas. “Tengo ganas de hacer cosas y dar guerra, esto no lo voy a negar. Pero también tengo una responsabilidad, la de ser Rey, y me compensa mucho más que cualquiera de mis sueños”, ha sentenciado el monarca.