- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

46 millones de españoles se manifiestan en sus casas contra el Pacto del Euro

HA SIDO LA MAYOR MANIFESTACIÓN DE LA HISTORIA DE LA DEMOCRACIA

Las manifestaciones de “indignados” habían sido convocadas desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde en todos los hogares de España. Tanto los convocantes como el Ministerio del Interior han coincidido en que más de 46 millones de personas han permanecido en sus casas en algún instante de ese intervalo para apoyar las reivindicaciones, cifra que las convierte en las más multitudinarias en la historia de la democracia.

Ciudadanos de todas las edades, incluidos jubilados y familias con bebés, trabajadores o parados, no han salido de casa para expresar su rechazo al Pacto del Euro. Según los convocantes del 19-J, los participantes han exhibido pancartas en sus dormitorios y coreado, en voz baja, numerosos eslóganes: «Pienso, luego me indigno», «No hay pan para tanto chorizo» o “Anarkía y birra fría”.

Incidentes aislados

La jornada de protesta se ha visto empañada por algunos incidentes que, según el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no han sido fáciles de controlar debido fundamentalmente a dos factores: el carácter multitudinario de la concentración y el hecho de que se haya realizado a puerta cerrada. El ministro del Interior aseguraba que “cuando la gente se reúne al aire libre y en un mismo lugar para la Policía resulta mucho más fácil actuar y, sobre todo, repartir hostias”.

El más grave de estos incidentes se ha producido cuando tres hombres han entrado a punta de pistola en un domicilio de Majadahonda y han forzado a sus ocupantes a entregarles el contenido de la caja fuerte que guardaban en una de las estancias. El portavoz de la Policía de aquel municipio, Eusebio Romero, indicaba que la intención de los asaltantes era probablemente robar algunas pancartas para poder sumarse a las concentraciones pero, al no encontrar ninguna, “se han llevado el dinero”.

Manifestación alternativa

Al mismo tiempo se celebraban al aire libre manifestaciones paralelas en distintas ciudades de España, aunque con mucha menor repercusión: en conjunto apenas lograron reunir a trescientas mil personas. “Es una cifra importante, aunque ciento cincuenta veces menor que la que suman los que han decidido manifestarse en sus casas”, señalaba uno de los portavoces del movimiento 15-M. “Es pronto para sacar conclusiones”, añadía, “pero, de ahora en adelante, tal vez sea lo más práctico”.