La editorial Anagrama ha anunciado hoy la inminente publicación de las cartas que se enviaron los payasos Fofó y Miliki durante su etapa de efervescencia creativa. Las misivas revelan la intención por parte de ambos de inculcar en los más pequeños “una concepción fenomenológica del ser humano como entidad metafísica”, aunque evidencia también marcadas discrepancias que acabaron por desgastar la relación entre los dos payasos.

“No creo que la gallina turuleca sea una buena metáfora del yo fáctico. Los niños no lo entenderán así. Ellos se quedarán en lo más llamativo, en el hecho real mundano, pero el hombre nunca es solamente presente-subsistente”, argumenta Miliki en una de las cartas. “Estoy de acuerdo pero creo que no debemos alejarnos de una metafísica bailable, perderíamos eficacia retórica”, responde Fofó. La editorial ha adelantado también fragmentos impactantes en los que Miliki se declara “roto por dentro ante el último artículo de Jaspers. Echa por tierra todos nuestros números de circo. El método fenomenológico de este hijo de puta solo es apto para payasos tristes”.

Aparte de las digresiones teóricas, Fofó y Miliki se enzarzaron a lo largo de los años en agrias discusiones en torno a las letras de algunas canciones, especialmente la de “Los días de la semana”, que arranca diciendo “Lunes antes de almorzar una niña fue a jugar pero no pudo jugar porque tenía que planchar”. La intención de Miliki era “contagiar a las niñas la certeza de que el deber conlleva la renuncia a un anhelo y guarda en sí la posibilidad de la constitución trascendental”. Fofó, en cambio, creía que “es demasiado extremo que la niña no pueda compaginar el juego con la plancha”, a lo que Miliki responde que “te quedas en la plancha cuando lo importante es la dimensión gnoseológica”. Fofó, sin embargo, insiste en que “a mí no me gusta que la niña tenga que planchar”.

En una de las últimas cartas de Fofó a Miliki, fechada en 1969, el primero certifica el fracaso de su proyecto: “Tras todos estos años actuando delante de los niños, me doy cuenta de que ninguno de ellos está realmente interesado en la metafísica. Creo que les gusta más cuando bailamos y damos palmas”. Miliki reacciona tildando a Fofó de “payaso escéptico” y le acusa de “razonar como una mujer”.

Milikito, hijo de Miliki y actual mandatario de la cadena de televisión La Sexta, ha aplaudido la publicación de la correspondencia y ha confesado que “mi proyecto actual de construir un medio de comunicación que compagine entretenimiento y fenomenología de raíz husserliana es una continuación del trabajo que empezó mi padre y que queda plasmado en estas cartas”.