Durante el almuerzo algunas voces discrepantes acusaban a Zoido de despojar a la ciudad de uno de los elementos que han contribuido a configurar su personalidad durante siglos a lo que el alcalde electo respondía que “la personalidad está sobrevalorada”. Y añadía que, en cualquier caso, “las ciudades no tienen personalidad: no son personas. Al menos hasta que alguien demuestre lo contrario”.

Zoido garantizaba que su grupo estaría dispuesto a mantener “una actitud abierta y de madurez democrática” si esta demostración se producía antes del inicio de las obras, en el mes de septiembre. “Y si no, escupiré sobre el que me lleve la contraria”, concluía. El PSOE mostraba su frontal desacuerdo con la medida, que era calificada de “arbitraria” e “ignominiosa”. “Es una locura”, afirmaba el candidato socialista a la Alcaldía, Juan Espadas. “Para qué van a levantar una réplica de la Torre Eiffel cuando pueden construir una de la Estatua de la Libertad”.

La Torre del Oro también será derribada

Juan Ignacio Zoido manifestaba asimismo su propósito de demoler la Torre del Oro “por el puro placer de derribarla”. “No planeo edificar nada allí”, aseguraba el futuro alcalde. “Solo quiero sentir el poder de destruir algo tan antiguo y apreciado por los sevillanos”. El PSOE apoyará esta medida aunque su candidato ofrecía argumentos diferentes. Según Espadas, la Torre del Oro debe desaparecer “porque no es de oro”. “Perpetuar esa farsa es un insulto para los sevillanos”, indicaba. Por su parte, el grupo municipal de IU coincide con el análisis de los socialistas pero renuncia a apoyar una medida tan drástica. Sus concejales elaborarán una propuesta alternativa en la que en lugar del derribo se planteará un cambio de denominación. “La torre no es de oro, eso es grave y está fuera de toda discusión”, aseguraba el líder de IU en la corporación municipal, Antonio Rodrigo Torrijos. “Por ese motivo encontraríamos más razonable llamarla ‘Torre de Piedra’ o ‘Torre Caliza’”. IU únicamente se mostraría partidaria de la demolición “si en lugar de la ‘Torre de Piedra’ fuera erigida una torre de oro macizo”.

El movimiento 15M, que mantiene sus concentraciones en la Plaza de la Encarnación de la ciudad del Guadalquivir, también se ha manifestado acerca de esta cuestión tras la celebración de una asamblea en cuyas conclusiones se anunciaba la conformidad con el derribo de la Torre del Oro siempre que “el oro de la torre sea repartido entre los más necesitados”. Al cierre de la asamblea estaba prevista una representación de “El flautista de Hamelin” a cargo de actores sordociegos en protesta por algo.