Los enfrentamientos entre estos dos subgrupos de dinosaurios son habituales. En esta ocasión, el suceso ocurrió alrededor de las 6:30 horas del domingo en un vagón de Cercanías donde coincidieron los dos grupos por casualidad. “Iban todos muy pasados y un diplodocus pisó sin querer la cola de un Tiranosaurus Rex. Entonces empezaron a rugirse entre ellos”, comenta el único testigo que viajaba en el vagón con ellos. “Es normal que se pisaran la cola porque había como 60 ejemplares allí y la verdad es que íbamos un poco apretados. Yo no creo que los diplodocus fueran provocando, eran los otros los que buscaban pelea”.

Una vez en la parada de Sol, los Tiranosaurus Rex siguieron a los herbívoros hasta la calle, aunque no fue hasta llegar a Gran Vía cuando empezaron los primeros enfrentamientos. Por suerte, y pese a la agresividad de los tiranosáuridos, el gran tamaño de los saurópodos -diplodocus en su mayoría, aunque también acompañaban al grupo un pequeño vulcanodón y un aragosaurus- evitó que hubiera que lamentar víctimas.

“Mientras sólo se maten entre ellos, por mí como si se extinguen”, comenta un vecino de la zona. “Cada sábado por la noche igual, esto es una vergüenza. No digo que haya que echarlos de España porque llevan un montón de tiempo aquí y tengo todo el respeto posible por los dinosaurios, que no se me malinterprete, pero vivimos con mucha inseguridad”, comenta otro testigo. “Tienen costumbres prehistóricas que no son muy compatibles con la democracia por la que hemos luchado tanto aquí. Son unos jurásicos. Unos jurásicos”.

La policía, que tardó más de dos horas en acudir, tuvo que usar meteoritos para extinguir la pelea. Ha habido 26 detenidos, casi todos indocumentados y muchos de ellos en situación irregular. “Una edad del hielo tendrían que pasar, así aprenderían”, sentencia uno de los vecinos.