- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una banda de niñas organizaba peleas ilegales de ponis

LUCHABAN ENTRE ELLOS ENVUELTOS EN PURPURINA

Antes de lanzarlos al ruedo, las niñas embadurnaban a los ponis con aceite y purpurina. El aceite hacía que los animales resbalaran y les resultara más difícil desgarrarse unos a otros. La finalidad de la purpurina no era otra que hacer más bonitos los charcos de sangre que acababan cubriendo todo el recinto. «Así todo brilla y parece como de magia», apuntaba una de las niñas. Algunos ponis iban disfrazados de unicornios con cuernos artificiales para causar más daño al rival.

Para poder asistir a las peleas, las niñas espectadoras debían pagar 15 nubes de caramelo. A través de cartas de olor se anunciaba la fecha de los encuentros, cuáles serían los ponis que pelearían y el monto de las apuestas que se podían realizar. El favorito era siempre un macho llamado «Princesa Missy», un ejemplar cubierto de cicatrices que logró la fama debido a su costumbre de rematar a sus víctimas arrancándoles la piel a dentelladas. Las niñas hacían cola para hacerse fotos con él después de las peleas.

La Guardia Civil donará los animales incautados, Princesa Missy entre ellos, a una peña rociera que asegura que los tratará con dignidad hasta que llegue el momento de que mueran por extenuación en la romería de este año.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.