- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Wikileaks revela una fotografía secreta de la familia Nuño

LOS NUÑO NUNCA QUISIERON QUE SE DIFUNDIERA LA INSTANTÁNEA

Los documentos secretos filtrados esta semana por la página web Wikileaks han sacado a la luz numerosas informaciones confidenciales de alcance internacional. Entre los secretos desvelados se encuentra una fotografía perteneciente a la familia Nuño, residente en Albacete. La instantánea, tomada en 1987, ha sido obtenida a partir de un negativo que se encontraba en poder de la abuela Trini, encargada de custodiar el grueso principal de la documentación gráfica concerniente al clan familiar.

Doña Trini falleció hace seis meses y todo el material se encontraba en su cajón de la ropa interior, al cual tuvieron acceso las fuentes anónimas que han facilitado la fotografía a Wikileaks. «En la foto salimos fatal y por eso la abuela nunca quiso que se revelara. Se ha mancillado su honor y sobre todo el de Alicia, que por aquel entonces salía con un camarero muy imbécil que sólo le trae malos recuerdos», explica Roberto Nuño, que aparece en el centro de la foto sosteniendo un periódico envuelto en el misterio.

A causa de la filtración, la fotografía es ahora de acceso libre y los rostros de los cinco familiares que aparecen en ella han cruzado todas las fronteras. Roberto Nuño, que tiene actualmente 33 años, está recibiendo presiones por parte de la prensa, que quiere saber por qué sostenía un periódico y qué se decía en él. «Esto es el colmo del acoso. Me niego a caer en las redes del espionaje y me niego sobre todo por mi abuela, que era muy celosa con la información porque el vecindario siempre fue un nido de arpías», insiste el joven. Los Nuño no han podido evitar, pese a todo, que circulen rumores sobre un artículo en La Tribuna de Albacete que hablaba, supuestamente, de una competición de motocross que Roberto habría ganado en los tiempos en los que la foto fue tomada. «No quiero hablar de motos. No sé qué interés hay en remover toda la mierda», protesta Roberto.

La familia Nuño estudia ahora la posibilidad de denunciar las filtraciones y para ello está en contacto con el Gobierno estadounidense, con el cual podría diseñar una estrategia conjunta para defender sus derechos. «Si lo hacemos será por la abuela Trini. Ya circulan montajes de ella en los foros de Internet sólo porque en la foto sale con cara de tener malas pulgas. Tenía su carácter pero es injusto que los chavales de ahora, que no saben ni quién es, le dibujen esvásticas o la metan en carteles de películas», insiste Roberto Nuño.

La hermana de Roberto, Alicia Nuño, se muestra contraria a denunciar la filtración porque cree que dará más publicidad «a la foto y a ese maldito camarero que se estuvo aprovechando de mí en los mejores momentos de mi vida». Por su parte, el abuelo Rosendo -a la derecha de la fotografía- insiste en que «no hay que tomarse las cosas tan a pecho» y asegura que el «topo» que haya desvelado el documento «probablemente no habrá actuado con mala fe sino con vistas a la verdad».