- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Se le aparece Satanás para felicitarle personalmente

DESTACÓ SU LABOR IMPLACABLE EN LA AGENCIA TRIBUTARIA

El Diablo se apareció ayer por la noche en un domicilio del barrio de Les Corts, en Barcelona, para dirigirse directamente a Jonás Puigverd, inspector de Hacienda de 42 años. «Estaba revisando unos papeles y se presentó ante mí envuelto en humo. No me asusté porque los que trabajamos de cara al público hemos visto de todo. Aún así, impone respeto», explica Puigverd.

Según parece, Satanás acudió para felicitar personalmente a este ciudadano barcelonés que trabaja desde hace cuatro años en la Agencia Tributaria. «Empecé mi trayectoria en el departamento de morosidad de La Caixa, luego ayudé a montar el servicio de atención al cliente de Movistar y, finalmente, me di cuenta de que lo mío era recaudar impuestos». Satán se mostró especialmente satisfecho con la eficiencia de Puigverd y le definió como «un perfecto hijo de puta».

«No digo que me haga gracia que me llame hijo de puta, pero es su manera de expresarse. Es el Diablo. A mí me da igual de quién venga el reconocimiento. Trabajo duro, soy exigente con lo que hago y merezco una palmadita en la espalda de vez en cuando porque, aunque mi imagen pública sea fría y muy de cabrón, todos necesitamos eso» declara Puigverd, quien afirma disponer de varias fotografías en las que aparece junto a Satanás en actitud amistosa. «Saqué una botella de Chivas y nos liamos a hacer fotos con el iPhone. Lo típico. Sé que es un material valioso y precisamente por eso no lo cedo gratuitamente. Ahora mismo estoy negociando con varias cadenas de televisión y también con la radio de l’Hospitalet», comenta.

Pese a encontrarse en el domicilio en el momento de la aparición, la pareja sentimental de Jonás Puigverd dice que no se percató de lo que estaba ocurriendo «porque iba hasta arriba de somníferos como hago siempre, para no tener que aguantarle». Insiste en que «lo de Satanás tenía que ocurrir tarde o temprano y, de hecho, hace unos meses ya se estuvo mandando e-mails con Joan Laporta y gente del mundillo. Me humilla constantemente, me engaña con el dinero y si estoy con él es porque tengo una estructura emocional patológica que me aboca al abismo y, en fin, cosas mías que ahora no vienen a cuento».

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones