Doña Aurora ha anunciado esta mañana que su rosario ha sido sustraído durante la noche en lo que constituye “el mayor atentado contra la tradición católica española”, en palabras del arzobispo Rouco Varela. La mujer asegura que lo dejó en su mesita de noche, como acostumbra a hacer, y que nada más levantarse se ha percatado de que ya no estaba allí.

La Policía sostiene que la pieza puede alcanzar grandes cifras en el mercado negro y, pese a que se ha iniciado una investigación, los vecinos de Orihuela, donde reside Aurora, han salido a la calle a reclamar a los ladrones que devuelvan el rosario. “Devuélveme el rosario de mi madre”, gritaba fuera de sí uno de los hijos de la mujer frente a las cámaras. El alcalde de la localidad, sobrepasado por la violenta reacción de la gente, constataba que “se está armando la de Dios es Cristo”.

“Parece mentira que Aurora no tuviera una caja fuerte donde guardar el rosario de la Aurora, sabiendo además que es un objeto de valor incalculable y que forma parte de la tradición de nuestro país”, se quejaba una señora de Orihuela que, según otros testimonios, “siempre ha envidiado a Aurora porque quería que el rosario fuera suyo”. “A saber si no ha sido ella la autora del hurto o sustracción”, susurraba a los periodistas una anciana cercana a la víctima del robo. También se rumorea que Aurora es la primera interesada en cobrar el seguro porque sus finanzas se han visto afectadas por la crisis económica.

El obispo de Orihuela-Alicante ha asegurado que doña Aurora recibirá pronto un rosario sustitutivo “para paliar temporalmente la ausencia del rosario original”. Se le denominará “el otro rosario de la Aurora” e incluirá un número de serie.