- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Disfrazan a un paciente en coma de Rana Gustavo

LOS FAMILIARES CREEN QUE ES LO QUE HUBIERA DESEADO

La planta de pacientes comatosos del Hospital Gregorio Marañón lleva unos días teñida de color después de que los familiares de Jorge Radiagales, en coma desde 2002, hayan disfrazado a éste de Rana Gustavo. «Admitimos que es una situación irregular, pero la familia parece estar de acuerdo y, a nivel clínico, no supone ningún cambio para el paciente. Más bien al contrario, lo que necesita son estímulos y quizá disfrazándolo de Gustavo podamos activar algunos recuerdos de la infancia», explica el doctor Gutiérrez, especialista en pacientes en estado vegetativo.

«No sólo puede ser bueno para el paciente sino que los niños que tenemos internos se acercan a verlo. Levantar el ánimo de un niño enfermo es una acción muy bonita. No todos los pacientes en coma pueden presumir de hacer algo bueno por los niños», añade una de las enfermeras que atiende a Jorge.

«Venir aquí es muy aburrido, la verdad, ahora al menos te ríes y obtienes algún tipo de satisfacción. Mi hermano siempre había sido una persona muy alegre a la que le gustaba hacer reír a los demás. Ahora hemos recuperado eso. Además era un gran fan de la Rana Gustavo. Él hubiera querido esto», explica Jaime, hermano de Jorge, con lágrimas en los ojos y amagando el llanto.

Aunque, según el protocolo médico y ciertos sectores de la sociedad, disfrazar a un paciente de teleñeco es una decisión legítima si la toma la familia o si figura en las últimas voluntades del paciente, las críticas no han tardado en llegar. Especialmente las que provienen de sectores religiosos. «Yo creo que cuando se alcanza un punto en el que los familiares empiezan a disfrazar al paciente de personajes de ficción, lo mejor es desenchufar a la persona y ayudarla a morir con dignidad. Llevar una máscara de Gustavo es contra natura», defiende el obispo Monterrey.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.