- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Iberia cancela un vuelo a medio trayecto

LOS PASAJEROS DEBERÁN SEGUIR SU CAMINO USANDO OTROS RECURSOS

La compañía aérea Iberia se ha visto obligada esta mañana a cancelar un vuelo procedente de Madrid y con destino a Atlanta al descubrir que no estaba siendo rentable. A los 45 minutos del despegue, la tripulación ha comunicado a los pasajeros que Iberia no podía seguir ofreciéndoles el servicio, emplazándoles a encontrar sus propios medios de locomoción.

«Me parece muy fuerte que te dejen comprar el billete, que dejen que lo pagues, y luego te abandonen a tu suerte a tantas millas de altura, sobre el Atlántico», se quejaba el familiar de uno de los viajeros. El portavoz de Iberia, Enrique Cerezal, ha aclarado que «el importe de los billetes les será retornado y, además, se ha realizado un gran esfuerzo para situar el avión muy cerca del mar y evitar así duras caídas en plancha».

Los pasajeros del Airbus A-370 han tenido el tiempo justo para recuperar su equipaje y luego han ido abandonando la aeronave escalonadamente «teniendo la bondad de no alterarse, de no chillar y de hacerse cargo en todo momento de lo ocurrido», según el comandante.

Ya en el mar, abrazados a las maletas y con el chaleco salvavidas que la compañía les ha cedido como deferencia, muchos pasajeros han llamado a amigos y familiares para reconducir la situación. Un pequeño grupo de personas ha intentado volver a nado a Barajas para pedir una hoja de reclamaciones, pero la gran distancia que les separa de la orilla les ha hecho desistir. La principal esperanza es ahora una zodiac que tiene en Formentera el amigo de uno de los pasajeros. También existe la posibilidad de que algún vuelo con plazas libres pueda realojar a algunos viajeros antes de que éstos perezcan víctimas del cansancio, el hambre o la hipotermia.

Aunque la mayor parte del pasaje ha insistido en que cualquier compañía tiene la obligación de ofrecer comida, bebida y alojamiento en caso de que se anule un vuelo, Iberia ha matizado a través de su portavoz que «se les ha facilitado un poco de pan con mantequilla y, en cuanto a la bebida y el alojamiento, hay que tener en cuenta que los pasajeros están rodeados de líquido y que, al ser de día, no precisan hoteles donde pasar la noche».

Pese al contratiempo y a la complejidad del asunto, los viajeros y sus familiares han elogiado la rapidez con la que la compañía aérea ha informado de todo.