- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Cientos de funcionarios disfrutarán de sus vacaciones en campos de trabajo

NECESITAN TRABAJAR PARA DESCONECTAR DE LA RUTINA

En los campos de trabajo el despertador suena a las ocho y a las nueve la mayoría ya está con el pico y la pala picando piedra y abriendo zanjas. Y es que muchos parece que guarden fuerzas durante el año para darlo todo en vacaciones. «Hay mañanas que no me da tiempo a abrir el periódico. Por suerte los voy guardando y luego ya en septiembre me pondré al día en el curro y leeré los números atrasados», explica Fermín, un funcionario de nivel 32 con más complementos que un navegador web.

«Es curioso porque, por la noche, experimentas una sensación que durante el resto del año es desconocida. Como si los músculos te dolieran o te pesaran, es como que te faltan las fuerzas y luego no tienes ganas de hacer nada más que tumbarte en la cama o ver la tele. Por aquí llamamos a eso ‘sensación desagradable que surge después de haber trabajado'», declara Fermín. «Mi mujer dice que se llama ‘cansancio’ y que es algo muy normal por lo que no debo preocuparme, que se me pasará al volver a casa y empezar otra vez con la rutina. También me han salido unas cosas en los dedos que dice ella que se llaman como una tapa: ‘callos’. Duelen un poco. Hay gente que viaja miles de kilómetros para hacer cosas exóticas y es curioso porque a veces no hay que salir de España para vivir algo nuevo», insiste el funcionario.