La Santa Sede ha decidido dar el visto bueno a una nueva edición de la Biblia que no incluirá la célebre escena del tiroteo entre Jesucristo y el profeta Isaías. Aunque la curia romana era contraria a modificar el texto sagrado para no pervertir su esencia, finalmente se ha impuesto la necesidad de adaptar algunos pasajes al público infantil. El enfrentamiento descarnado entre Cristo y el profeta, con las famosas sentencias “Siente el calor de la metralla del Señor” (42:1-7) y “Al tanto, majadero, pero qué locura es esta” (52:13), será eliminado en esta nueva versión, que se distribuirá eminentemente en centros de educación primaria.

“No debe olvidarse que se trata de una edición mutilada y, por lo tanto, insatisfactoria fuera del ámbito infantil. Es importante que los niños acaben teniendo acceso a la Biblia original conforme vayan madurando, igual que pasan de la leche sin gluten a la alimentación completa y necesaria para la vida adulta”, ha explicado un portavoz del Vaticano esta mañana.

Han tenido que pasar casi tres años para que prosperara esa nueva edición edulcorada de la Biblia. Muchos teólogos consideraban que había demasiada violencia en el texto como para que éste fuera leído a los más pequeños, pero los sectores más radicales de la Iglesia criticaban esta visión puritana y paternalista defendiendo que lo que algunos describen como violencia es simplemente “la fuerza del Señor”.

“Llámesele fuerza o llámesele violencia, la cuestión es la misma. Un niño no está preparado para separar la realidad de la religión ni para entender que el enfrentamiento entre Jesús y el profeta Isaías perseguía fines cristianos. Un crío se quedará siempre con la imagen de Cristo disparando con su Magnum S&W Modelo 29 y calibre 44, y no es en la sangre y el dolor donde reside el atractivo de la Biblia” insiste Claudio Riascio, teólogo promotor de la nueva edición.

La llamada Biblia infantil será publicada la semana que viene y en ella el tiroteo será sustituido por una breve batalla de almohadas.