- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Rechaza un hígado sano porque quiere el de Carles Puyol

LA PACIENTE DESEA LLEVAR ALGO DEL BARÇA EN SU INTERIOR

Anatalia Farreido sufre una enfermedad metabólica y necesita un trasplante de hígado urgentemente. Tras meses de espera, los médicos han conseguido un órgano sano para ella y, pese a todo, la paciente lo rechaza porque quiere un hígado en particular: el del exdefensa del Barcelona Carles Puyol. «Cuando ingresó, el fútbol ni le iba ni le venía, incluso se quejaba cuando lo daban por la tele. Sin embargo, el paciente de la cama de al lado es un forofo y le ha contagiado el fervor culé. Lo cual, desgraciadamente, puede matarla» explica Fermín Cohoe, marido de Anatalia.

La mujer ha escrito varias cartas al club blaugrana y, finalmente, ha sido el propio Puyol quien ha enviado una respuesta a la paciente aclarándole que «lo siento mucho y espero que se recupere pronto, pero necesito mi hígado para beber». Aunque el mensaje del jugador es claro, la enferma le ha respondido que sólo necesita una parte del órgano y que éste se regenerará pronto. «No pierde la ilusión y pasa las tardes mirando al cielo, esperando que le traigan ese maldito hígado en un helicóptero del Barça», se lamenta su esposo.

La mujer se decantó por el hígado de Puyol porque considera que fue un gran defensa «y quiero que parte de su energía y resistencia esté en mí. Tampoco es mucho pedir, he dedicado mi vida a los demás y nunca me he permitido caprichos», declara Farreido. Su marido ha hecho lo imposible para que entre en razón, pero la paciente es tozuda. «Los médicos me sugirieron engañarla un poco, decirle que ese hígado que ha llegado es el de Carles Puyol. Pero claro, no es tonta, le ve jugar y está pendiente de la prensa», reconoce Fermín.

Ante esta situación, el equipo médico recomienda que Anatalia inicie un tratamiento psicológico «o directamente pasamos ya al trasplante de cerebro, que parece que tampoco le funciona bien», en palabras de uno de los facultativos del Hospital Clínic de Barcelona, donde se encuentra ingresada la mujer. «Aunque sería capaz de pedir el de Kaspárov y estaríamos de nuevo en las mismas», añade.

No es la primera vez que un paciente solicita el órgano de una celebridad. En 1963, el anarquista Koldo Frid acudió al Hospital de Basurto con el pene de Buenaventura Durruti exigiendo que se lo implantaran.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.