- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La CIA se queda sin cosas secretas para investigar

"HA HABIDO UN BAJÓN DE INTRÍNGULIS", RECONOCE EL DIRECTOR DE LA AGENCIA

El pasado lunes trascendió a los medios de comunicación estadounidenses un mensaje enviado por el director de la CIA, Leon Panetta, a los responsables de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). En este comunicado interno, Panetta preguntaba a la NSA «si tenéis algo para nosotros» y con ello admitía que «estamos parados últimamente».

Al filtrarse el contenido del mensaje, la CIA se ha visto obligada a exponer públicamente su situación. «Ha habido un bajón de intríngulis. No es raro que eso ocurra, pero sí es cierto que el parón se está prolongando más de lo previsto. Para nosotros sería más sencillo esperar en la oficina tranquilamente a que alguien viniese con alguna historia complicada, pero somos gente de acción» argumenta el director de la CIA, quien reconoce que es «un culo inquieto» y que «cuando no hay excusas para chafardear, me las invento».

Panetta pudo saber que en la Agencia de Seguridad Nacional hay bastante ajetreo «porque se está trabajando en un fregado muy jodido y secreto en el que nos gustaría entrar». Sin embargo, el asunto es tan secreto que la NSA no quiere compartirlo, lo que ha generado decepción en la CIA. «Luego vendrán ellos pidiendo cosas y también nos haremos los interesantes», declara Panetta.

«El que llega primero se lleva el gato al agua, esto ha sido así desde siempre en los servicios de inteligencia. No es por no contarlo, pero es que ya tenemos el tema controlado y tardamos más en ponerles al corriente que en solucionar el asunto nosotros mismos», argumenta un portavoz de la Agencia de Seguridad Nacional. Panetta replica que «hacen circular el rumor de que están en una movida muy gansa que es para fliparlo», actitud que, según la CIA, es mezquina y tiene por único objetivo «ponernos los dientes largos».

Algunos agentes de la CIA aseguran que la investigación que supuestamente tiene en vilo a la NSA es, en realidad, un farol. «Hay indicios, evidencias que no podemos compartir con los medios en esta fase de la investigación. Pero vaya, sí es cierto que no nos fiamos de que estén tan ocupados como dicen. Que se encierren quince tíos en una sala con pizarra y rotulador no quiere decir que estén trabajando en algo serio», explica el director de la CIA. Sea como fuere, esta actitud de desconfianza ha puesto en funcionamiento de nuevo la maquinaria de la Agencia Central de Inteligencia. «Como nos hayan estado vacilando, habrá consecuencias. ¿Cuáles? Pues ahora mismo no lo puedo decir», insiste Panetta.