- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Decide abortar un atentado al escuchar «Imagine»

EL TERRORISTA VOLVIÓ A CREER DE NUEVO EN EL AMOR

Al menos 30 personas podrían haber muerto en un ataque terrorista esta mañana en Madrid. Raúl M., que no pertenece a ningún grupo armado conocido, se encerró en el hall de un hotel de la capital con la intención de hacer estallar varias bombas que llevaba adheridas a su abdomen. Tras anunciar sus intenciones a las personas que allí se encontraban, se percató de que en el hilo musical del establecimiento sonaba «Imagine», el famoso himno a la paz de John Lennon. «Entonces se quedó mirándonos con el detonador en la mano y empezó a llorar y a decir que nos quería a todos», explica uno de los testigos. Según éste, Raúl M. repetía una y otra vez que no pretendía reivindicar ninguna causa sino que «simplemente había perdido la fe en España y en la Humanidad». Aunque eso cambió al escuchar la canción de Lennon. «Y oyendo cómo hablaba del amor entre hermanos, fuimos nosotros los que perdimos la fe en la Humanidad», sentencia el testigo.

«Intentó cogernos a todos de las manos y hacer un coro mientras cantábamos la canción esa tan cansina. Y como no soltaba el detonador le hacíamos caso», se queja una de las personas que estaba sentada al lado del potencial agresor. «Luego, antes de marcharse, estuvo dando abrazos a varios huéspedes y nos obligó uno a uno a escribir en un papel qué haríamos para construir un mundo mejor. Francamente, desearía que hubiera hecho estallar las bombas».

Uno de los huéspedes del hotel aprovechó para llamar a la Policía mientras Raúl M. intentaba fabricar unos bongos con dos macetas con el fin de interpretar «Imagine» a su manera. Una vez formado el cerco policial, los rehenes consiguieron convencer al criminal para que saliera por su propio pie. «Le dijimos que no era un cerco policial sino un cerco de amor espiritual y que le estaban esperando para un ritual de purificación», añade el huésped.

Una vez fuera, uno de los policías abatió a tiros al sospechoso cuando éste intentó abrazarle.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones