El Ministerio de Defensa ha emitido esta mañana un comunicado en el que revela la desarticulación de un grupo de militares que planeaba conquistar Internet “empezando por el sur”. Muchos de los soldados involucrados en esta estrategia clandestina -que pretendía “sacar al Ejército Español de su letargo con un proyecto moderno de expansión de sus dominios”- formaron parte de la operación Romeo Sierra, que ejecutó el desalojo del islote de Perejil en julio de 2002.

“Por suerte hemos podido actuar antes de que hicieran alguna tontería”, ha admitido la ministra Carme Chacón en una rueda de prensa. Según Chacón, los cabecillas de la insurgencia “eran militares de la vieja guardia, disconformes con la concepción contemporánea de las Fuerzas Armadas como instrumento para la pacificación”. El delator ha sido un joven informático, familiar de uno de los rebeldes, al que pidieron que dibujara un mapa de Internet para localizar a los primeros objetivos de la conquista.

El informático, dependiente en una franquicia de la cadena Pc City, ha confesado que los militares eran incapaces de entender que la Red no es un territorio físico. La incompetencia tecnológica del grupo acabó minando la confianza de los soldados y, cuando uno de ellos empezó a disparar contra varios ordenadores en una de las reuniones secretas, el joven cómplice se asustó y decidió avisar a la Policía. Ésta ha difundido parte de la correspondencia que el líder de los militares mantenía con el informático.

Reproducimos a continuación algunas de estas cartas requisadas, todas ellas manuscritas puesto que ninguno de los insurgentes dominaba aún el correo electrónico.

24 de febrero de 2010.

Pepín, tengo a varios soldados de reconocimiento localizando páginas de la web, te pasarán las direcciones en un papel cuando nos veamos. Se trata de que nos digas dónde están en el mapa. ¿Cómo vas con el mapa, Pepín?

26 de febrero de 2010.

Es imposible saber dónde están los servidores de las páginas que me habéis pasado, tío Carlos. Sólo he podido averiguar dónde tiene Google algunos de sus data centers. Hay 36 repartidos por los Estados Unidos, Japón, Europa, China y Brasil. Supongo que os interesa empezar por Europa. Hay uno en Milán. Os he señalado todos esos sitios en un mapamundi que he comprado en la papelería (te pasaré el comprobante cuando nos veamos).

2 de marzo de 2010.

No, Pepín, no. Google es esa página blanca y no nos interesa. Lo que queremos saber es, por ejemplo, cuando un moro se conecta a Internet, dónde está exactamente el moro, la página que está viendo, cómo podemos ir allí y hacer que donde estaba la página del moro esté la bandera de España.

4 de marzo de 2010.

Tío Carlos, para saber todo esto necesito la IP de la página que está viendo el moro.

8 de marzo de 2010.

Muy bien, Pepín. Esto va adelante. Cuando tengas la IP del moro ese nos dices dónde hay que ir y nos organizamos. ¡Arriba [email protected]ñ@!