- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

«Lo de Superman se ha exagerado muchísimo»

Desde que publicó «Superman: mitos y certezas» (Paidós, 2010), el historiador Arnaldo Gayel recibe las amenazas de cientos de fanáticos del cómic. En su libro, Gayel efectúa un acercamiento a Superman «como individuo histórico, más allá de las exageraciones del cómic y del cine». Asegura que el personaje real nunca fue tan distinto de su identidad oficial, la del periodista del «Daily Planet» Clark Kent. «Se dice que volaba, pero hay crónicas de la época que lo desmienten. En realidad sólo daba saltos de unos 600 metros, poco más» aclara.

La conversación con Arnaldo Gayel tiene lugar en un restaurante chino cercano a Arc de Triomf, la zona de Barcelona en la que abundan las tiendas de cómics. «Los fans me acusan de despreciar el mundo del cómic, como si quisiera restarle importancia. Es justo lo contrario: me fascinan las historias de superhéroes, pero quiero saber qué realidad se esconde tras esas grandes aventuras».

Este estudioso nacido en Kaloidos (Tarragona) está acostumbrado a generar polémica. Con su tesis doctoral perdió varios amigos. «Demostré que Jaime I era un psicópata y que los almogávares eran como los actuales latin kings. Obviamente todo eso no gustó en Cataluña», confiesa. Sin embargo, lo que más le duele es que se le compare en ocasiones con Emire Kleist, el revisionista alemán que asegura que el Holocausto fue un parque temático que se averió trágicamente (son espeluznantes, por cierto, las afirmaciones que hace Kleist en «Auschwitz pintaba bien»).

Respecto a Superman, Gayel demuestra -con abundantes documentos y testimonios de los familiares de la familia Kent, reproducidos íntegramente en el libro- que era un tipo fuerte y gallardo, «pero no más que cualquier irlandés que vaya regularmente al gimnasio». De hecho, al final de su investigación acabó concluyendo que Superman fue un bombero frustrado. «Quizá no es exacto decir que era frustrado porque ejercía como tal, pero se veía obligado a compaginarlo con el periodismo, que era la profesión que su entorno social aprobaba». La verdadera heroicidad de Superman fue, según Gayel, el pluriempleo. «A todos esos becarios que se quejan hoy en día les diría que pensaran en Clark Kent, que salvaba vidas como un bombero normal pero sin contrato fijo y aprovechando su tiempo de ocio» insiste. Argumenta asimismo que «si no se hubiera fantaseado tanto, el ejemplo de Superman hubiera servido como modelo a seguir. Pero claro, se dijeron tantas mentiras sobre él que acabó convertido en un mito muy alejado de la medida humana y en el que nadie puede verse reflejado».

A modo de exclusiva, Gayel me desvela su próximo proyecto: «Será un libro titulado ‘Doña Rogelia era un muñeco’, y con eso ya lo digo todo. Espero que abra los ojos a la gente y que los incrédulos reaccionen con sentido común, sin insultos» afirma. Y cuando el camarero nos sirve un poco más de salsa de soja, el entrevistado añade un último dato sobre Superman: «Lo de la kryptonita es una patraña. En realidad era soja. Kent era alérgico a la soja y, como con tantas otras cosas, el asunto se exageró hasta la saciedad. Ya se sabe cómo son los periodistas. Hoy en día el ‘Daily Planet’ sigue en esa línea amarillista. No hay más que recordar las teorías conspirativas que alimentó cuando lo del 11 de Septiembre».

Restaurante chino El palacio de fórmica.

– Rollitos de primavera.
– Carne con cosas de esas pegajosas típicas de los chinos.
– Pan de ese chino.
– Más cosas chinas.
– Postres raros.

Total: 41€.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu ayuda para seguir construyendo tu Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones