- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Dos padres primerizos descifran el significado de «gugú»

ES EL PRIMER PASO PARA ELABORAR UN DICCIONARIO "BEBÉ-ESPAÑOL"

-

Juana Ruiz y Borja Peral llevan dos meses analizando los balbuceos de su hijo Adrián y ayer, finalmente, lograron determinar el significado de la expresión «gugú», de uso muy extendido entre las criaturas que aún no dominan su lengua materna.

«Hemos grabado horas y horas de ruiditos y nos hemos dado cuenta de que el lenguaje de los bebés se parece mucho al de los chinos. No usan conjugaciones y tienen su propio alfabeto fonético. Es un idioma más complejo de lo que parece y, de hecho, podríamos hablar de una historia de la literatura bebé que aún está por estudiar» explica el padre del niño, filólogo de profesión.

Según Juana y Borja, el término «gugú» significa «acércame esto que brilla y agítalo repetidamente justo delante de mis ojos hasta que me canse». Peral explica que «un único fonema puede significar acciones bastante complejas. Aprender su lenguaje es fundamental para saber qué piensan los bebés y cuáles son sus planes».

La intención de los padres es elaborar el primer diccionario bebé-español, aunque admiten que para ello necesitan aún muchas horas de observación. «Estamos realizando muchos progresos. De hecho, en casa apenas usamos el castellano. Utilizamos los balbuceos que poco a poco vamos aprendiendo y esperamos dominar el idioma en poco tiempo, aunque sea a nivel usuario» afirma la madre.

Borja Peral está preparando también una página web en la que compartirá todos sus avances. «Si otros padres colaboran enviándonos propuestas de definiciones, pronto nos podremos comunicar como bebés y con ello revolucionaremos el ámbito de la pedagogía», argumenta. A modo de adelanto, Peral ha facilitado a este medio una breve lista de definiciones:

– Tata: o te apartas o lo poto todo en tu hombro.
– Pati Pa Da: menuda hostia me he pegado.
– Gagui: quiero morder este trozo de papel y luego decidir si me lo trago o qué.
– Pada Pa Ta: dame de beber porque se me han terminado las babas.
– Buie Bú: no hace falta que lo repitas todo el rato porque lo entendí a la primera.
– Fafa: ¿Por qué me limpias la nariz? Estaba esperando a que el moco bajara lo suficiente como para poderlo tocar con la lengua.
– Jubú Da Ba: quiero tirar del mantel de la mesa y ver cómo cae todo provocando un gran estruendo.