- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Descubren una cabra que no tira al monte

ALGUNOS DICEN QUE ES SATÁN

Intenta parar taxis, pero no sabe silbar.
«Yo ya la he visto un par de veces, se mueve mucho por el centro», dice un ciudadano barcelonés. «La ves poniéndose muy derecha y levantando una de las patitas con cara de indiferencia siempre que pasa un taxi por delante suyo. Eso sí, nunca la he visto parar ninguno. Esta cabra tira a la ciudad, eso está claro. Parece disfrutar haciendo ruido con sus pezuñas sobre el asfalto».

«Una vez me acerqué para darle de comer y me hizo como ascos. Luego vi que se alejaba y que entraba en un Starbucks», comenta otro testigo. «No sé cómo se lo montó, si lo robaría o qué, pero salió de allí con un sandwich vegetal entre sus fauces. Es tan creída que, si no fuera por el pelo, parecería una protagonista de Sexo en Nueva York. La cara de la protagonista ya la tiene. Es como las típicas personas de pueblo que van de urbanas y modernas y se vienen a vivir a la capital y entonces se dan muchos humos, como olvidando que han nacido en un establo».

Las compañías de taxis no niegan el hecho de que la cabra se pone de pie como intentando parar un vehículo, pero admiten que no le prestan servicio. «No es que seamos racistas de cabras, es que no lleva bolso. Y si no lleva bolso no sé cómo va a pagar la carrera», reconoce un taxista.

Dolores Parmalat, presidenta en España de la protectora de animales PETA, cree que es inadmisible que un servicio público tenga tantos prejuicios hacia los rumiantes. «Dicen que no lleva bolso, pero es que a lo mejor busca un taxi para acercarse al Paseo de Gracia y comprar uno. ¿No tiene derecho una cabra a llevar un Louis Vuitton? Son muchos los que creen que lo único que nos distingue de los animales es el shopping. Pues bien, ni siquiera eso es cierto, y esta cabra lo demuestra».