- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una señora estornuda en un estofado casero

LO SIRVIÓ IGUALMENTE SIN DECIR NADA

Antonia Gormiti, natural de Cuenca, ha reconocido que estornudó ayer mientras elaboraba un estofado casero y que «parte de la cosa cayó en la olla». Como había pasado varias horas en la cocina preparando el plato, Gormiti se negó a dar el estofado por perdido y lo sirvió en la mesa familiar «porque pensé que ojos que no ven, corazón que no llora». Ahora, sin embargo, se arrepiente de su decisión y ha decidido revelar lo ocurrido y asumir las consecuencias. «Hubiera hecho mejor callándose. Es que encima yo repetí», se lamenta Andrés, su marido.

Para apoyar a su madre, que está muy afectada, la hija de Antonia Gormiti ha admitido que utilizó por error el cepillo de dientes de su hijo mayor y que también optó por no decir nada. «Por mucho que me duela, debo decir que yo hice algo parecido con la toalla de baño de Antonia», ha reconocido Andrés, que también vio cómo uno de sus nietos secaba una lata de Coca-Cola utilizando una camisa que encontró en el tendedero. «No dije nada porque la camisa no era mía y también porque el niño no me delató cuando me vio pisando la alfombrilla del baño con los zapatos puestos», ha aclarado.

Todas estas confesiones han llevado a las autoridades a plantear seriamente la necesidad de desalojar el domicilio de los Gormiti hasta que se compruebe que cumple las condiciones mínimas de salubridad.