- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una anciana le cuenta su vida a un contestador

NO SE PERCATÓ DE QUE SU HIJO NO LA ESTABA ATENDIENDO

-

Sagrario Romo, toledana de 68 años, decidió llamar ayer a su hijo Jorge para limar asperezas y hacer balance de los últimos años vividos. Su interlocutor, sin embargo, no estaba en aquel momento en casa, por lo que respondió a la llamada un contestador automático. Romo no se percató de que se trataba de una máquina y, pensando que su hijo la estaba escuchando, inició un parlamento que se prolongó durante más de media hora, coincidiendo con la duración de la cinta. «Hay momentos en los que lanza preguntas al aire, da por supuesto que no estoy de acuerdo con ella y me rebate. En fin, lo de siempre pero sin mí» explica el hijo de Sagrario, que piensa echar mano del aparato en la próxima comida familiar.

Jorge ha creado en Facebook el grupo «Señoras que dejan mensajes en el contestador sin enterarse» y espera encontrar a otros afectados por lo que él mismo denomina «conversaciones unidireccionales de viejas». También ha realizado un análisis pormenorizado de la grabación por si puede ser de utilidad a la ciencia. Las conclusiones, de corte eminentemente estadístico, han sido enviadas al departamento de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid para su consideración. Los medios de comunicación, por su parte, han recibido también una síntesis de los enunciados más recurrentes que expresó Sagrario en su monólogo:

– «Estoy harta de sacarle a tu padre las castañas del fuego». Porcentaje de recurrencia del 87%.

– «Me he pasado la vida preocupándome por los demás y ahora soy demasiado vieja para ocuparme de mí». Porcentaje de recurrencia del 83%.

– «Deberías llamarme más y no debería ser yo quien te lo dijera». Porcentaje de recurrencia del 79%.

– «Tu hermano siempre ha sido un ‘gurmete’ y alguien tiene que pagar su ritmo de vida. Y esta no es otra que Estefanía, la pobre». Porcentaje de recurrencia del 74%.

– «No sé para qué ha servido la educación que os dimos a ti y a tu hermano». Porcentaje del 71%.

– «Tu hermano me llama más que tú y eso que vive fuera». Porcentaje de recurrencia del 61%.

– «A ver cuándo encuentras a una chica como Estefanía». Porcentaje de recurrencia del 58%.