- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Movistar sube las tarifas de los teléfonos de juguete

LOS BEBÉS PODRÁN HACER VER QUE HABLAN A CUALQUIER HORA

Movistar ha anunciado que los padres pagarán un 70% más en las facturas telefónicas de sus bebés. La empresa justifica la subida asegurando que ofrecerá más servicios como, por ejemplo, la compatibilidad entre distintas marcas. Hasta ahora, si en una familia uno de los hijos tenía un teléfono de Playskool y otro lo tenía de Fisher-Price, ambos pagaban precios abusivos. Presuntamente, esto quedará solucionado con el nuevo «Planazo Movistar para bebés». Los pequeños podrán jugar con los teléfonos a cualquier hora sin tener que esperar hasta las ocho de la noche, momento en el que ya deberían estar en la cama en vez de hacer ver que hablan por teléfono.

«Los horarios de los bebés son muy importantes. Un teléfono de colores con sonidos divertidos no puede determinarles tanto porque ya tienen suficiente con las cacas y las comidas» explica Jaime Salazar, director comercial de Movistar. «Queremos dar la mayor cobertura posible a sus balbuceos ininteligibles».

Las críticas de los consumidores se basan en que Movistar no da libertad para elegir las tarifas que más se adaptan a las necesidades de cada cual «o bien son tan enrevesadas que es imposible enterarse de nada y siempre acabas contratando la opción más cara», se queja un padre.

«¿Para qué narices quiere mi hijo una tarifa de datos en un teléfono que sólo emite sonidos de vacas, pollos y demás animales de granja?» se pregunta otro afectado que, si quiere que su hijo siga jugando con el «Míster Telefoneto» de Hasbro, tendrá que pagar por servicios que el niño no utiliza.

Salazar señala que las tarifas de datos son un servicio indispensable para los bebés de hoy: «Los niños podrán descargar sonidos para instalar nuevos paquetes de animales. En la nueva tienda de Movistar hay millones de aplicaciones que pueden ser del agrado de los bebés, como por ejemplo un contador de provechitos».

Pese a las ventajas que describe la empresa, la nueva tarifa supone un encarecimiento considerable. «Sólo sale a cuenta si el niño juega con el telefonito durante mucho rato cada día. Si no es así, es un robo. Además, un contrato de permanencia de dos años es un despropósito. Mi hijo crecerá mucho antes», se queja otro cliente. «Y es cierto que ahora, si te das de alta en Movistar, te regalan el terminal. Pero puede que me dé de alta con contrato y que mi hijo empiece a distraerse con una caja de cartón o con cualquier otra cosa. Y yo tendré que seguir pagando cada mes».

Las quejas de los padres se suman a la denuncia de un joven de 28 años que, a su edad, aún no ha podido darse de baja del telefonito que dejó de utilizar a los tres años «porque te obligan a enviar faxes y te pasan de un departamento a otro».