- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una prostituta adulterada hace enfermar a media plantilla del Bayer Leverkusen

UNO DE LOS JUGADORES SE ADENTRÓ POR LA BANDA SIN MIRAR DÓNDE SE METÍA

Seis jugadores del Bayer Leverkusen se encuentran indispuestos en estos momentos después de que ayer por la noche celebraran una fiesta en la que una prostituta en mal estado les sometió a un estrés físico que se prolongó durante más de dos horas. Aunque sus esposas critican la negligencia del club, el jefe de los servicios médicos del equipo, Eren Zdebel, afirma que «es imposible controlarlo todo y hay que asumir riesgos. A veces no sabes dónde te metes hasta que te metes. El que no quiera lesiones, que no salga al terreno de juego».

El entrenador del Bayer Leverkusen, Jupp Heynckes, se muestra optimista y cree que «muchos de los jugadores estarán unos días sin probar el marisco, pero hay que seguir comiendo y hay que seguir jugando. Pronto se recuperarán». Zdebel cree que hay que dar tiempo a los afectados para que superen el shock aunque ello exija suspender algún partido. «Deben recuperar la confianza y el amor por la vida», explica.

Muchos aficionados no entienden qué hacían los seis futbolistas «jugándoselo todo a una puta», en palabras de Richard Sarpei, presidente de uno de los clubes de seguidores del equipo. Solicitan que en el futuro se pidan más garantías y se evite que los jugadores salgan todos juntos por la noche. «Si una orgía se complica pero sólo afecta a tres jugadores, no bloquea el equipo como ha pasado esta vez», argumenta Sarpei.

El jugador que está más grave es el defensa Sami Hyypiä que, según explica su compañero Michal Kadlec, «entró solo por la banda derecha sin mirar apenas dónde se metía y se ha pasado toda la noche aullando, totalmente desconsolado y confundido».