- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un software muestra qué aspecto tendría el Rey si fuese pobre

LA IMAGEN CONMUEVE INCLUSO A LOS REPUBLICANOS

Un equipo de la Universitat Politècnica de Catalunya ha desarrollado un programa informático capaz de recrear con asombrosa exactitud la apariencia que tendría el Rey Don Juan Carlos si los avatares de la vida le hubiesen obligado a vivir en la calle pidiendo limosna en vez de hacerlo en la Zarzuela.

«Hemos contado con la colaboración de indigentes de toda España que, a cambio de alcohol, han dejado que fotografiáramos su rostro para extraer las características comunes que hacen que un pobre sea un pobre y no simplemente alguien que va sucio. Luego se han aplicado estos rasgos a la cara de Su Majestad, usando complejos algoritmos como este: (c[i] > m) m = c[i])» explica Joan Serra, responsable del software.

El resultado es tan realista que son muchos los ciudadanos que, al ver el retrato del Rey sumido en la pobreza, han tenido la tentación de enviarle un giro postal. «Es como asomarse al abismo pero sirve para que tomemos consciencia de que hay que moderar el gasto en tiempos de crisis si queremos seguir manteniendo a la Casa Real», declara Serra.

Un portavoz del Palacio de la Zarzuela ha aclarado que «este programa informático se ha realizado con fines meramente especulativos y no debe cundir la alarma social. El Rey se encuentra perfectamente, tiene dinero e incluso en casos extremos podría ganarse bien la vida dedicándose a profesiones que domina perfectamente como por ejemplo la vela».

El mismo equipo de investigadores de la Universitat Politècnica lleva siete meses desarrollando un programa capaz de ofrecer la imagen de una España hipotética en la que todo el mundo llevara ropa diseñada por Ágatha Ruiz de la Prada. «Estamos cerca de nuestro objetivo, pero los resultados que obtenemos de momento se parecen demasiado a un fondo de escritorio de Windows», confiesa Joan Serra.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.