Entre los simpatizantes del Opus ha gustado especialmente el aspecto de los niños robot. El modelo presentado está inspirado en Ángel Acebes, ex secretario general del Partido Popular, pero se preparan otras versiones con la apariencia de Rouco Varela o Paco Clavel.

“En cuanto al diseño hemos querido seguir la estética de Apple pero dotándola de más austeridad y buscando la suavidad que gusta a nuestros seguidores: algo entre la rugosidad de las hostias y la contracubierta de una Biblia de cartón. Una cosa espartana, sin oropeles y que inspire confianza, no como si fuera un pobre o una cosa de otro país”. Según el mismo portavoz, se ha buscado que los progenitores no se sientan atraídos hacia el “robotillo” con sentimentalismos que les acaben apartando de Dios. “Mientras un padre abraza a su hijo no está arrodillado ante Dios, y este niño se lo recordará todo el tiempo”. Otra de las ventajas que esgrime el invento es su capacidad de resistir a las tentaciones del mundo moderno puesto que está programado para servir a la doctrina católica.

La congregación religiosa pondrá a disposición de todos sus seguidores una tienda online de aplicaciones para que los futuros padres puedan descargar e instalar en los chiquillos nuevas habilidades, rezos y politonos de fe.