- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una escocesa da a luz a un fistro

EL PADRE SIEMPRE HA SIDO UN POCO GRIJANDER

Susan Hammond sacudió ayer a la comunidad científica al dar a luz a un fistro en el Gilbert Bain Hospital, situado en Lerwick, capital de las islas Shetland. «El embarazo transcurrió con normalidad, sin tropiezos, pero en el momento del alumbramiento el supuesto bebé empezó a ir adelante y atrás, como vacilando. Parecía que podíamos sacarlo pero luego se retraía, y todo esto sin dejar de oír chasquidos y unos extraños chillidos. No eran lloros, era algo muy agudo» relata el doctor Andersson, que atendió a la madre.

Pronto acudieron otros especialistas en obstetricia y se acabó concluyendo que la criatura era un fistro y que, por lo tanto, debía practicarse una cesárea de urgencia. Tras el parto, el fistro fue envuelto en estampado floral, como estipula el protocolo, y la madre descansa ahora aislada de los periodistas, que intentan obtener imágenes del recién nacido aunque las enfermeras aseguran que es «demasiado chiquito».

El nacimiento del fistro plantea dilemas tanto morales como jurídicos. Se debate, por ejemplo, si la criatura puede ser inscrita como un ciudadano más o debe tener una consideración legal particular dada su condición. «No pueden pretender que lo abandonemos por ahí por la pradera» se queja el padre de la criatura, que está planteando la posibilidad de montar una asociación en la que los padres de otros fistros puedan darse apoyo mutuo.

Tan sólo se han documentado cinco nacimientos de fistros en el mundo, incluyendo el de la pareja escocesa. Aunque su constitución es débil, consiguen sobrevivir varios años por la gloria de sus respectivas madres pero, debido al rechazo social, existe el riesgo de que acaben convertidos en pecadores.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.