- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La vaca que ríe pierde los nervios

HA DECIDIDO PASAR DE TODO

La célebre vaca que ríe, que lleva riendo desde 1921 por algún motivo desconocido, ha perdido los nervios esta mañana. «De la risa normal pasó a una risa tonta, como histérica, y luego se estampó varios quesitos de los suyos en la cara» explica un trabajador del grupo Bel, propietario de la marca de quesos que exhibe el rostro de la famosa vaca. Dada la avanzada edad del animal, se teme que pueda sufrir demencia senil. «También puede ser que haya probado de una vez el queso que anuncia y se haya dado cuenta de que no hay para tanto», aventura otro portavoz de la empresa.

Los cuidadores se han visto obligados a sedar a la vaca que ríe porque no atendía a razones: «Estaba como loca, se cachondeaba de nosotros pero de mal rollo, totalmente desquiciada», apunta un testimonio. De momento se la mantendrá dormida a la espera de un examen médico que permita proponer un tratamiento. «El problema es que esta vaca no ha estado bien de lo suyo en ningún momento. Que ahora le haya dado por autoagredirse y mugir en la sostenido no quiere decir que lo de antes fuera normal» explica Andrew Meggers, veterinario ayurvédico.

A lo largo de los años se han realizado seis estudios sobre el caso de la vaca que ríe sin que ninguno de ellos lograra establecer de manera definitiva las causas de la risa del animal. La investigación más reciente, elaborada por un equipo de la Universidad de Connecticut, concluyó que una vaca sólo puede sonreír o reírse en dos circunstancias: cuando ve a otra vaca sufrir una caída tonta o cuando ve a otra vaca empujar a una tercera para provocar una caída tonta.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones