- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Jordi Labanda diseñará las nuevas caras de Bélmez

El pueblo también albergará coctelerías y spas

«Líneas estilizadas, temática de fiesta de alta sociedad y abundante presencia de vasos de cócktail, vestidos largos y cigarrillos», rezan las primeras palabras de un comunicado del ayuntamiento de Bélmez. Las misteriosas caras de la región jiennense han sido durante años la atracción de turistas de todo el mundo, pero la afluencia de foráneos se ha reducido drásticamente en los últimos cinco años. El ayuntamiento ha respondido con la iniciativa de atraer al pueblo a un diferente tipo de turista que «tiene otras inquietudes culturales, un estilo de vida más ocioso y mayor poder adquisitivo», explicó en rueda de prensa la alcaldesa Aurora Rubio. «Ya casi todos los parapsicólogos del mundo han venido aquí y han resultado ser unos siesos que no gastan más que en café y linternas. El proyecto de Jordi Labanda, al que siempre hemos admirado en el pueblo, dará un giro diferente y decisivo a la hostelería de nuestra ciudad».

La alcaldía de Izquierda Unida y su iniciativa, que se planea efectiva para el verano que viene, no ha tardado en recibir críticas de todos los ámbitos políticos. Algunos votantes del propio partido lamentan la situación y ven este giro como un insólito intento de la propia izquierda por olvidar a las víctimas de la Guerra Civil. El PP de Bélmez ha calificado la propuesta como «una mamarrachada feminista» y ha elaborado un detallado informe con el que pretende paralizar el proyecto. En él se aportan «pruebas fehacientes», según indican desde el partido, «de que el despacho de Aurora Rubio está lleno de cuadernitos y libretas con dibujos de Jordi Labanda y ha sido vista en más de un mitin llevando camisetas con ilustraciones semejantes, probablemente de la marca Custo Barcelona. Es evidente que esta mujer quiere imponer sus ideas y sus gustos en un pueblo que hasta ahora estaba muy contento con su historia y con sus caras». Consultada al respecto, Rubio no ha declarado más que «esas caras dan pena y asco. Si el PP cree que unas caras de gente gritando, sufriendo y sin peinar son lo ideal para atraer a los turistas, bastará con que hagan sus reuniones en la plaza del pueblo».

Coctelerías, restaurantes WOK y spas abrirán sus puertas el año que viene.

Junto a la reforma integral de las caras de Bélmez, el ayuntamiento ha anunciado ayudas para todos aquellos negocios que puedan ser del gusto del nuevo tipo de turista que atraerá el pueblo a partir del verano. «Un restaurante WOK sustituirá a un asador con menú del día que gustaba mucho a los parapsicólogos pero quedaba bastante feo en nuestro skyline», contaba Rubio en rueda de prensa.

También abrirán sus puertas el primer spa de Bélmez y dos coctelerías, una de ellas dentro de la propia casa donde se pueden ver actualmente las caras. Si bien la iniciativa ha dividido de forma contundente al pueblo, instituciones internacionales ya han puesto sus ojos en la localidad como posible cuna de nuevos artistas. El Instituto Europeo Di Design, que tiene sedes en seis ciudades (Madrid entre ellas), busca ahora un solar para instalarse en el pueblo andaluz. El propio Francesco Morelli, fundador y presidente, se ha mostrado ilusionado ante esta posibilidad en su blog personal, afirmando: «me encanta Bélmez. Siempre me he sentido atraído por esa unión entre artistas y fantasmas».